Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Sopa de garbanzo

Tres Recetas Fáciles con Garbanzo

By Migdalis Pérez, September 11, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Al menos en Cuba, mi país de origen, el garbanzo ha sido una legumbre de lujo casi siempre, más que nada debido a que desaparecía por largas temporadas. También hay que reconocer que es uno de los granos más sabrosos que existen. Todavía me parece oír a mi abuela prodigándole toda clase de elogios. “No hay nada como un buen cocido”, decía mientras la preparaba, su receta favorita.

Según una de sus más repetidas anécdotas, “en los buenos tiempos, le ponía hueso de res, pollo, chorizo, jamón, tocino, papa, zanahoria, col, ajo, cebolla y sal. Generalmente, cocinaba los garbanzos con las carnes y los vegetales, y luego añadía el sofrito. Cuando los granos estaban blandos, separaba el caldo y con él preparaba una sopa de fideos”.

Aparte quedarían la legumbre y los vegetales, por un lado, y las carnes, por el otro. ¡Todo un banquete! Claro, cuando la mayoría de los citados ingredientes mermaban, “no tenía más opción que variar el plato; así, muchas veces, la única carne que usaba era la de cerdo, pero igualmente quedaba sabrosísimo”.

Otro de los platos por el que ella se desvivía es el potaje. Para prepararlo, solía ablandar los granos junto con bacón, chorizo y carne de cerdo; luego, les agregaba un sofrito a base de ajo, cebolla, pimiento y tomate, y finalmente, dejaba cocinar la mezcla hasta que los ingredientes se integraran y se ablandaran unos trocitos de calabaza que le ponía “para que el caldo quedara más rico, espeso y colorido”.

La crema de garbanzo es la otra receta que ella prefería y que se ha convertido en una de las favoritas en casa. Como es tan fácil de elaborar, la preparo bastante seguido–lo mismo a partir de restos de los dos platillos anteriores que de un caldo especialmente destinado al efecto. Concentrémonos, pues, en esta última variante.

Primero que todo, sofreímos un poco de ajo puerro; después, le adicionamos los granos ya blandos con su caldo y los cocinamos por 10 minutos; a continuación, dejamos refrescar la mezcla un poco y la pasamos por una batidora junto con nata, pimienta y sal al gusto, finalmente, la servimos y le añadimos lo que queramos (queso rallado, picatostes, pedacitos de bacón, etc.). ¡Deliciosa!

Y tú, ¿con cuál receta te quedas? ¿Verdad que las tres suenan igual de irresistibles?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice "comes como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario