Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Los Tequeños: Deditos de Queso que no son Mozzarella Sticks

Los Tequeños: Deditos de Queso que no son Mozzarella Sticks

By Karina Jurgensmeyer, November 14, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Los había olvidado. Me fui de Venezuela cuando era muy pequeña y fue en esos primeros años donde quedaron mis recuerdos de algo tan venezolano como los tequeños. Este pasapalo de queso, presente en toda celebración (en las elegantes y en las populares), dejó de formar parte de mi lista de antojos culinarios hasta que, hace algún tiempo, mi marido me propuso invitar a comer a su primo y a su nueva novia que -¡oh casualidad!- era de Venezuela.

Casi siempre, cuando tenemos invitados, optamos por hacer algo fácil para no estar encerrados en la cocina y poder atender debidamente a los comensales. Las entradas ya preparadas suelen ser nuestra opción número uno y, entre ellas, la más habitual es la de comprar appetizers como los mozzarella sticks para acompañar con algún trago. Estos palitos de queso nos gustan muchísimo a los dos, pero en esta cena mi invitada era una compatriota y deseaba hacer algo distinto, algo especial: quería hacerla sentir como en casa. Además, podía aprovechar la ocasión para bucear un poco en las raíces culinarias del país donde nací y hacer notar mi identidad como venezolana a través de la cocina.

Buscando en Internet me topé con la imagen de los tequeños e inmediatamente el placer de saborear la masa crujiente que envuelve al queso fundido me llegó del inconsciente. ¡Cómo pude olvidarlos! Aún no me lo explico. Si hay algo típicamente venezolano, son los tequeños y sin dudas mi invitada iba a disfrutar mucho comerlos en casa.

Al conocer mi decisión de prepararlos, mi marido me insistió en optar por lo fácil: “por lo que me dices, son como los mozzarella sticks; los compramos hechos y ya”. Pero no, ahora que los había recordado, quería volver a degustarlos. Y los preparé. La velada fue un éxito y mi compatriota quedó encantada. También mi marido, que reconoció que los tequeños no eran simples bastones de queso mozzarella empanizados sino que, por estar cubiertos de una masa fina y crujiente y llevar un queso un poco más salado, eran mucho más ricos.

Después de esa noche, la noticia de que sabía preparar estos pasapalos venezolanos se regó por toda la familia y todos quisieron probarlos. Para mí ya es un placer hacerlos ya que no solo me encantan y apetecen sino que gracias a ellos pude reencontrarme con una partecita de mi cultura gastronómica que tenía olvidada. ¿Y tú, conoces los tequeños?

popped Karina Jurgensmeyer
Siempre me he sentido un poco cosmopolita. Nací en Venezuela, pero me crie en Argentina, y ahora vivo con mi familia en los Estados Unidos. Mi familia es multilingüe y una mezcla importante de las culturas ya que mis abuelos son de España y Alemania. Debido a esto, he experimentado muchos tipos de cocina. Siento una gran pasión por la comida y amor por el periodismo que simplemente corre por mis venas. Qué Rica Vida combina dos pasiones que me describen: la cultura latina y la palabra escrita. Por favor, comparte conmigo.

Comentario