Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
2 tamales on green plate

Tamales: ¡Tan Diversos Como Nuestra Cultura Latina!

By Alexandra Ochoa, April 08, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Una de las cosas más divertidas de compartir con otros Latinoamericanos es que a veces crees que están hablando del mismo tema, gracias a nuestro idioma español, pero después te das cuenta que están hablando de cosas muy diferentes. Eso ocurre especialmente con varias comidas que aunque comparten el mismo nombre en cada país se preparan diferente. Este es el caso del tamal.

Porque hablar de un tamal mexicano no es lo mismo que hablar de un tamal colombiano o del nacatamal nicaragüense. Además el mismo plato, o por lo menos similar, también se conoce con otros nombre como hallacas en Venezuela, humitas en Chile y Argentina, y pasteles en Puerto Rico y República Dominicana.

En principio el tamal, para que sea un tamal, tiene que estar hecho de una masa, usualmente de maíz o plátano, cocida al vapor y envuelta también en una hoja de maíz o plátano. Ahora bien, en algunos países le ponen relleno y en otros no. El relleno puede ser de carne, vegetales, chile, frutas, queso o salsas.

En Colombia casi tenemos un tipo diferente de tamal por región, pero el más popular es el tamal tolimense con pollo, cerdo, vegetales y arroz. También tenemos los envueltos o bollos, como se conocen en la costa caribeña, que solo llevan la masa de maíz y son más pequeños, similares en su presentación a los tamales mexicanos o a las humitas chilenas.

Investigando un poco sobre la historia del tamal encontré que provienen de la tradición Maya y Azteca, y que para estas culturas era un plato sagrado porque al estar preparado con su producto principal, el maíz, representaba una conexión entre el hombre y los dioses.

A pesar de ser una comida típica y de origen indígena en algunos países hoy día alcanza una preparación muy gourmet, como es el caso de la hallaca venezolana que incorpora aceitunas, uvas pasas, alcaparras, pimentón y cebolla además del guiso de carne (res, gallina y cerdo). Para los venezolanos las hallacas son el platillo principal durante los festejos navideños y su preparación involucra a toda la familia.

Los pasteles de las islas del caribe son preparados principalmente con plátano y yautía, y le agregan carne de cerdo, aceitunas y en algunos casos garbanzos, alcaparras y son condimentados con el tradicional sofrito.

Volviendo al origen del tamal, debemos mencionar los tamales mexicanos y los nacatamales. Los mexicanos son deliciosos e incluso algunos vienen coloreados de rojo o verde, dependiendo de los ingredientes que puede ser carne, pollo o queso, y del grado de picante, porque claro, los mexicanos le ponen chiles rojos o verdes a sus tamales.

La característica principal del nacatamal es que se prepara con papa, arroz, pasas y ciruelas, además de hojas de menta y aceitunas. Para los centroamericanos y mexicanos todos los días a cualquier hora es perfecto comerse un tamal, hace parte de la gastronomía nacional y como diría la canción “no tienen horario ni fecha en el calendario”.

Y en tu país… ¿Cómo preparan los tamales?

popped Alexandra Ochoa
Nací en Bogotá, Colombia, y los recuerdos de mi infancia están ligados a la cocina de mi abuela y su enorme estufa de carbón. Recuerdo que ella se levantaba antes de las 5 de la mañana, para encenderla, y alrededor de las 6 de la mañana, toda la casa estaba inundada con el delicioso e irresistible aroma del café. Sí, he tomado un poquito de café desde que tengo uso de razón. Y donde quiera que esté, nunca empiezo mi día sin una taza de la deliciosa bebida. Soy periodista, he vivido en Nueva York por 15 años, y he trabajado para varias imprentas y compañías de internet media. En los últimos años he escrito los noticieros de fin de semana para Univisión NY. Además de escribir, cocinar es una de mis pasiones, me encanta cocinar para mi familia y especialmente desde que mi hija de 2 años empezó a descubrir los alimentos sólidos. Para mí, cocinar es la forma de arte más completa, y la buena comida es uno de los grandes placeres de la vida.

Comentario