Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
raw sugar cane

Caña de Azúcar: Un Verdadero Ícono del Caribe

By Claudia Rupcich, August 06, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

¿Quién no recuerda nuestros países del Caribe al ver imágenes de sembradíos de caña de azúcar?

Cuando era muy pequeña, mi mamá me llevaba a visitar a mi abuela y en el camino había un quiosco que vendía jugo de caña; ¡cómo me encantaba! Recuerdo que el muchacho del quiosco introducía el tronco de caña dentro de un molino manual y por el otro lado salía el zumo de la caña, ¡refrescante y delicioso!

¡Qué ricos recuerdos! Si sigo el hilo de los mismos, viene a mi mente otra cosa que me encantaba: morder y chupar el centro o médula de la caña de azúcar, ¡qué dulzura! A la caña se le pelaba la corteza exterior y quedaba el centro, una parte blanca y fibrosa que, en pedacitos, te metías en la boca, mordiendo y chupando el dulce hasta que sólo quedaba el bagazo ya sin sabor. Decía la gente que era muy bueno para las encías, los dientes y hasta para mejorar el estreñimiento. Si nunca lo has probado, tienes que hacerlo. ¡Te va a encantar!

Aunque la caña de azúcar es originaria del sur de Asia, fue llevada desde Europa en uno de los viajes de Cristóbal Colón a la República Dominicana, y de allí se propagó por todos los países caribeños. En los campos del Caribe, los sembradíos o cañaverales se distinguen a grandes distancias por sus esbeltas espigas en formación militar.

El azúcar es el producto principal de la caña de azúcar; puede ser blanca o morena, siendo esta última mucho menos refinada y más saludable. Pero ¿sabías que, además, la planta tiene muchísimos más usos? Sirve de alimento para cierto tipo de animales, para hacer papel, para la producción de abono, la producción de alcohol y en especial como materia prima para la elaboración de algunos licores. Las bebidas alcohólicas más conocidas producidas a partir de la caña son el ron y la cachaca, ingrediente principal del reconocido cóctel brasilero caipiriña. ¿Quién no se ha deleitado con alguna de ellas?

De la caña también obtenemos la panela, piloncillo o papelón, como se le dice en Venezuela. Durante los meses del verano, mi mamá siempre me preparaba una bebida super refrescante: “guarapo de papelón con limón”. Disolvía el papelón en agua, le agregaba limón y después de colar los grumos, la servía bien fría. ¡Una verdadera delicia!

La panela también es base de un sinfín de exquisitos y tradicionales postres en Latinoamérica. Están, por ejemplo, la melcocha y el arroz con coco colombianos y los buñuelos cubanos. De mi Venezuela tenemos el dulce de leche cortada, las catalinas y uno de mis favoritos: los golfeados (con queso).

No causa asombro que la caña haya sido el cultivo más importante del Caribe durante los siglos XVIII, XIX y XX, pues su presencia no sólo impactó el desarrollo económico y social de la región, sino también el mundo culinario. La caña de azúcar ha sido y es un verdadero ícono del Caribe, enriqueciéndonos con su dulce cosecha que nos permite disfrutar de tantas recetas tradicionales.

Y tú, ¿conoces algún postre tradicional hecho a base de caña de azúcar? Compártelo con nosotras aquí.

popped Claudia Rupcich
Desde muy temprana edad, me enseñaron a apreciar cada comida y a siempre sentir orgullo por la comida que mi familia hacía. Uno de los dichos favoritos de mi padre es, "No comemos para vivir, vivimos para comer." Mi mamá me enseñó a cocinar platos sencillos y mi nonno (mi abuelo italiano) siempre me enseñó a ser agradecida por la comida en la mesa. Crecer en un hogar que combinaba las costumbres italianas, venezolanas y estadounidenses realmente influyó en la manera que escribo sobre la comida. Para mí, la comida es una extensión de la cultura y una expresión de lo que somos. Eso es algo que debemos compartir. Fui a la universidad de North Carolina en Chapel Hill y me especialicé en el periodismo y en francés. Me encanta trabajar en una sala de redacción y abarcar temas que son importantes para la comunidad y siempre trato de incorporar mi pasión por la comida en mis trabajos de periodismo.

Comentario