Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
¡Que Jamón!: Serrano y Jabugo

¡Que Jamón!: Serrano y Jabugo

By Migdalis Pérez, November 03, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Yo no sabía lo que era el jamón hasta que probé el jamón serrano; el serrano de España, debo aclarar. Su sabor, su aroma, su textura… En verdad, un regalo para cualquier paladar. Porque apuesto a que si lo pruebas no tendrás más que calificativos positivos para él. Y en grado superlativo, además.

Recuerdo que la primera vez que lo comí fue en un bar de tapas de Barcelona. Venía acompañado con queso manchego y aceitunas negras. Tremendo combo, ¿no? ¡Delicioso! Y si lo “bajas” con una copa de vino, o una “caña” (cerveza de barril), pues mejor que mejor.

Allá supe que el jamón serrano —llamado así porque inicialmente solo se elaboraba en las serranías— se obtiene a partir de cerdos blancos y se clasifica en 3 tipos, según su tiempo de curación: bodega (de 9 a 12 meses), reserva (12 a 15 meses) y añejo (más de 15 meses). Obviamente, mientras mayor sea el período de curación, mejor será la calidad.

Pero esta no fue la única delicia de esta clase que conocí: también probé el jamón de Jabugo, nombrado de ese modo porque procede del pueblo del mismo nombre, en Andalucía. Inicialmente, parecía tratarse de lo mismo, sin embargo, luego supe que este jamón proviene de cerdos negros (o ibéricos) y que su curación es de 3 años.

Te aclaro que ambos jamones también se diferencian por el tipo de alimentación y el modo de vida de los animales de origen. Pero en lo que sí coinciden ambos es en su exquisito sabor.

Pero que los italianos no se pongan celosos… Ellos cuentan con el prosciutto, elaborado de un modo parecido a los jamones españoles, pero con una textura más húmeda y un sabor más suave. Dicen que ello se debe a su menor período de curación y a la dieta de los cerdos de donde procede.

También se dice que la manera de comer los jamones españoles y el prosciutto es diferente. Es decir, mientras que los primeros se suelen comer solos (siempre con una bebida, eso sí), el segundo se consume en ensaladas, rellenos, pastas, pizzas, sándwiches, etc. Claro, como nosotros, los latinos, siempre estamos inventando, los disfrutamos de esas y otras mil maneras.

¿Por qué no nos dices cómo los prefieres tú? ¿Acaso tienes algún platillo favorito?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario