Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Chocolate with nut and dried fruit

Ricardo Trillos: Un Enamorado del Chocolate y de las Causas Nobles

By Greyza Baptista, March 17, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Las cosas buenas de la vida casi siempre llegan cuando menos las esperas. Es lo que piensa Ricardo Trillos, contador de profesión, quien por el chocolate decidió dedicarse al mayor de los placeres: “hacer feliz a la gente”.

Cuando se muda a Miami en busca de oportunidades en el 2004, como típico venezolano, empieza a extrañar su buen chocolate, hasta que un día cualquiera, recibe de Venezuela un arsenal de 6 lbs de este irresistible manjar. El portador de tan generoso regalo conocía su debilidad, pero después que se atiborró, tocó hacer algo con el resto. Así que le puso ingenio, y accidentalmente se descubre como chocolatero.

Cuando pensó en comenzar su negocio online, lo tildaron de loco. Por un momento llego a sentir que el mundo se caía, pero eso lo animo para abrir su tienda Cao Chocolates, con la ayuda de su esposa, “la única que creyó en mí, y a quien le estará eternamente agradecido, porque hoy la vida tiene mejor sabor”.

Trillos es un apasionado en apoyar lo local, por eso en su modesta tienda Cao Chocolates, ubicada en el sur de Miami, trabaja con solo cacao venezolano y las frutas la busca directamente de los agricultores de su zona. Luego como buen alquimista convierte semillas de cacao en exquisitos bombones, tabletas y trufas que con un solo bocado, despiertan sentidos y recuerdos y todos con rellenos originales.

Algunos sabores no repiten porque se hacen con la fruta de la temporada. A veces tamarindo y limón, o pimienta cayena, pasas con ron, coco rallado o sal marina, para mencionar algunos sabores.

En su modesto local, todo se hace a mano, y habla con propiedad de cómo se hace chocolate. Conoce su proceso desde la semilla, la fermentación, el tostado, las regiones y hasta el nombre de las fincas.

Chocolate solidario

Trillos y su esposa Amelith Ortega junto a sus dos hijas (Sophia, de 6 y Camila, de dos) tienen el corazón dulce y grande. Desde que abrieron su tienda, hace tres años, defiende las causas nobles, y el que los conoce lo sabe bien y también se involucra.

A través de su fundación, recaudan fondos y a finales de cada mes, mandan un porcentaje de sus ventas al Hospital St. Jude, para ayudar a los niños con cáncer. También como parte de sus actividades solidarias, todos los meses dedica una Noche Dulce bajo las Estrellas, donde hacen degustaciones gratis por una hora y además de regalar placer, lo hacen con un propósito benéfico.

“Tengo el mejor trabajo del mundo, y una manera de agradecer a la vida es devolver algo bueno a la sociedad”, dice Ricardo Trillos, quien además de usar buen cacao, el otro ingrediente fundamental es la solidaridad. “Nadie puede vivir sin chocolate. El chocolate es una recompensa y si bien yo no lo busque, estoy feliz que el chocolate me consiguió a mí”.

Foto cortesia de @AARPhoto y @CaoChocolates
popped Greyza Baptista
Esposa y madre de un gourmet de 5 años de edad, que nunca frunce el ceño al comer ensaladas (a menos que no tenga espinaca en el plato), creo que los hábitos alimenticios saludables comienzan en casa. Aprendí esa simple regla de mi madre, un verdadero mago en la cocina y quien me enseñó el arte de transformar los ingredientes en algo delicioso. En estos días, mi familia está convencida de que hago magia cuando cocino. Para mí, los recuerdos, olores y sabores me inspiran a crear platos, y a escribir sobre uno de los placeres más ricos de la vida: la comida. También soy periodista y de vez en cuando, artista.

Comentario