Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Sopa de plátano macho

Sopa de Plátano: Un Caldo Apetitoso

By Migdalis Pérez, April 07, 2015
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    69
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    69
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

En honor a la verdad, no soy muy amante de los caldos. Sin embargo, en la sopa de plátano encontré algo distinto que la hace muy especial. Quizás sea por el propio plátano macho en sí, que es mi vianda favorita, o porque, de cierto modo, me recuerda a la bananina, mi platillo preferido de la infancia.

Mi mamá, que sí es una fanática de las sopas, me animó a que aprendiera a hacerla hace ya cierto tiempo, precisamente por las razones antes mencionadas, y a partir de entonces, la preparo con bastante asiduidad. Antes de seguir con los detalles del plato, debo aclarar que la receta que usamos es la proveniente del Oriente cubano, de donde somos originarias.

Resulta que en esa parte de Cuba, esta singular sopa se hace a partir de mariquitas de plátano, otra delicia en sí misma.

Te explico: primero, se sofríen las especias (ajo, cebolla, cebollino y pimiento rojo); luego, se agrega caldo de pollo o de res y, una vez que la sustancia empieza a hervir, se añaden las también llamadas chicharritas, previamente molidas.

En ese momento, se prueba el punto de sal y tras eso, se cocina la mezcla a fuego lento por 20 minutos, o hasta que tome la consistencia deseada. Según mi mamá, hay quienes le adicionan una pizca de pimienta al final. Nosotras, en cambio, preferimos ponerle un par de hojitas de cilantro para darle un toque de aroma extra. ¿El acompañante? Algunas mariquitas que dejamos sin moler. ¡Requetedelicioso!

Claro, esta no es la única manera que existe para hacer sopa de plátano. En la parte occidental de mi isla, por ejemplo, no emplean las susodichas chicharritas, sino rodajas de plátano cocidas en el caldo que se esté usando. Además, cuando el plato está casi listo, suelen sacar la mitad de la mezcla y pasarla por la batidora.

Seguidamente, devuelven a la olla la crema obtenida y la cocinan por cinco minutos junto con el caldo restante. Mi suegra, que es oriunda de La Habana, dice que la idea es que la sopa espese, pero que también conserve la textura aportada por el caldo que quedó en la cazuela. Muy ingenioso, ¿no?

Como supondrás, en casa disfrutamos de ambas versiones de la receta, y la verdad es que nos resultan exquisitas. Y a ti, ¿cuál de las dos te parece más apetitosa? ¿Conoces alguna otra que nos quieras compartir?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario