Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
pabellon criollo

Pabellón Criollo: El Plato Nacional de Venezuela

By Claudia Rupcich, November 09, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Todos tenemos una comida preferida que nos hace sentir como en casa. Para mí, sin lugar a dudas, esa comida es el pabellón criollo. Este plato popular venezolano siempre me recuerda a mi familia, mi país natal y todos los bellos momentos en los que compartí esta comida con familiares y amigos.

La exquisita combinación de carne mechada, arroz blanco y plátano frito hace que este platillo sea insuperable, sobre todo si además lo acompañamos con arepa, otra comida característica de mi país.

En realidad, no se conoce el origen exacto del pabellón criollo, pero desde el siglo XIX ya era nuestro plato nacional. El arroz y las caraotas se comían a diario desde la época de la colonia. El pabellón tiene algunas variaciones según las diferentes regiones de Venezuela, pero aún así sigue siendo un símbolo de la nación. Como su nombre lo indica (pabellón), este plato refleja la bandera y resalta con sus distintos colores la mezcla de razas que hace que la población de Venezuela sea lo que es hoy en día.

Lo que más me gusta de este platillo es la carne mechada, que es lo que toma más tiempo preparar. He probado carnes mechadas hechas por diferentes miembros de la familia—desde Venezuela hasta Miami—pero sigo pensando que ninguna supera a la de mi mamá. “El truco consiste en desmechar la carne bien delgadita”, es lo que decía mi mamá mientras íbamos poco a poco halando las tiritas de la falda de res. A mí, la carne mechada me gusta jugosita y con mucho tomate.

Recuerdo que de niña, cuando comía pabellón, me encantaba mezclar todo lo que tenía en mi plato. Me gustaba cortar el plátano bien chiquito y mezclaba todo haciendo un delicioso revoltijo… de esta manera podía saborear todos los ingredientes en cada bocado. En cambio, a mi hermano le gustaba mantener todo separado. Es cuestión de gustos, pero creo que a la mayoría de las personas les gusta mezclar al menos las caraotas con el arroz.

Ahora que vivo lejos de mi familia, muchas veces tengo antojo de comer este plato tan exquisito que nunca tengo tiempo de preparar. Pero sé que cada vez que regreso a casa de mi mamá en Florida, ella tiene el pabellón criollo listo para darme el gusto con uno de mis platos preferidos.

¿Has probado el pabellón criollo? ¿Qué esperas?

 

popped Claudia Rupcich
Desde muy temprana edad, me enseñaron a apreciar cada comida y a siempre sentir orgullo por la comida que mi familia hacía. Uno de los dichos favoritos de mi padre es, "No comemos para vivir, vivimos para comer." Mi mamá me enseñó a cocinar platos sencillos y mi nonno (mi abuelo italiano) siempre me enseñó a ser agradecida por la comida en la mesa. Crecer en un hogar que combinaba las costumbres italianas, venezolanas y estadounidenses realmente influyó en la manera que escribo sobre la comida. Para mí, la comida es una extensión de la cultura y una expresión de lo que somos. Eso es algo que debemos compartir. Fui a la universidad de North Carolina en Chapel Hill y me especialicé en el periodismo y en francés. Me encanta trabajar en una sala de redacción y abarcar temas que son importantes para la comunidad y siempre trato de incorporar mi pasión por la comida en mis trabajos de periodismo.

Comentario