Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Nectarinas

Nectarina: un Jugoso Regalo de la Naturaleza

By Bea Osorio, September 30, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Tomar una fruta y darle un mordisco tal como está, sin necesidad de pelarla o sacarle semillas, es como un regalo de la naturaleza. Eso es la nectarina para mí: un fruto increíblemente jugoso del clima cálido que nace especialmente para refrescarnos, desde el árbol directo a nuestro paladar.

Esta exquisita fruta tiene una coloración rojiza y amarilla y es muy parecida al melocotón y al durazno. La gran diferencia entre ellas es que el melocotón es de piel aterciopelada y la nectarina es de piel lisa. También tiene otros simpáticos nombres como pavía, briñón, bruñon, berisco o pelón.

Su origen es muy peculiar y, contrario a lo que se suele pensar, no es un cruce entre melocotón y ciruela. De hecho, es una variedad espontánea que nace del árbol de melocotón. Las primeras referencias nos llevan a la Inglaterra de 1616. Pero muchos dicen que fueron cultivadas en Asia Central mucho antes. Algunos expertos aseguran que la primera variante del melocotón o nectarina se dio en China.

Pero no solo es famosa por su extraordinaria jugosidad, sino por la época en que llega a nosotros. Es muy típica del verano y muy sensible a las bajas temperaturas. Esta fruta es perfecta para los meses de calor, y deliciosa para comerla donde sea pues no hace falta pelarla y su semilla o hueso se desprende fácilmente. La puedes almacenar a temperatura ambiente por un par de días y en el refrigerador por algunas semanas y también congelarla pelada y picada en pedazos con un poco de jugo de limón. Hay muchas recetas deliciosas que podemos crear con esta delicia.

Las más conocidas son las jaleas, confituras o mermeladas. Con unas pocas nectarinas puedes hacer dos tarros de mermelada. También puedes preparar mousse, parfait, una tarta de nectarina y almendra molida, o un dulce de nectarina a base de natilla o huevos. Puedes hacer incluso una sencilla salsa con almíbar y nectarina ideal para chuletas de cerdo. Además, hay una deliciosa ensalada muy fácil de preparar que consiste en nectarina ligeramente pasada a la parrilla agregando tomate y queso feta. Muy rica.

La nectarina es tan noble que sabe muy rica de cualquier manera, solo hay que echar a volar la imaginación y aprovechar sus grandes bondades. Y tú, ¿qué recetas has preparado con nectarina?

popped Bea Osorio
Nací en Caracas y veo a mi ciudad como una colorida maqueta de pequeñas nacionalidades. En el centro pasé mi infancia entre las vitrinas de la pastelería italiana, el aroma colgante de la charcutería española y el aceite hirviendo de las sartenes criollas. Es difícil saber dónde se origina la receta de una abuela venezolana. En mi caso, puede ser del frío fronterizo de mi sangre colombiana o el calor de la goajira costeña. Hoy desde Los Angeles, otro prisma también construido de mezclas indescifrables, los invito a sentarnos en una mesa a disfrutar y hablar de comida, mi ritual preferido.

Comentario