Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Sabroso donuts

Make It More Sabroso: Donas vs. Buñuelos

By Emilia Alegre, August 10, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Una taza de café tiene muchos acompañantes ideales, pero quizás no muchos hagan tan buena pareja como una dona. Es que esas bolas de masa frita nos seducen con o sin hueco en el medio, y en todas sus variedades. Pero ¿sabías que estas delicias tienen su versión latina? Leíste bien; ¡se llaman buñuelos y no tienen nada que envidiarle a las famosas donas!

A pesar de tener orígenes e influencias diferentes, la cocina estadounidense y la latinoamericana se caracterizan también por sus curiosas coincidencias que borran todo tipo de fronteras. Un claro ejemplo es el de las donas y el de los buñuelos. Como ocurre con las recetas con mucha historia, los detalles de sus orígenes no siempre son claros. Algunos dicen que en la Edad Media, al norte de Europa, comían unas bolas de masa fritas en aceite (oliebollen), que luego llegaron a América y evolucionaron hasta convertirse en las actuales “rosquillas”. En cuanto a los buñuelos, puedo afirmar que mi bisabuela ya los preparaba para acompañar el chocolate caliente en invierno; pero los que más saben dicen que hay registros de recetas que datan del siglo II antes de Cristo.

De una u otra forma, lo que más llama la atención no es la edad ni la historia de sus recetas, sino los ingredientes que tienen en común: harina, azúcar, polvo para hornear y leche. Todos los ingredientes se combinan para lograr masas sabrosas que, luego de freírse en aceite bien caliente, se convierten en un manjar ideal para el café.

Pero ¿cuál es la principal diferencia? Las donas suelen venir con un hueco en el medio, pero también las encuentras enteras. Existen variedades con diversos rellenos y coberturas para casi todos los gustos. Las más típicas suelen ser las de chocolate, azúcar en polvo, glaseados de varios colores, o con confites encima. Si hasta aquí te enamoraste de la idea de comer donas, ¡espera hasta leer sobre los buñuelos!

Su masa suele prepararse con un toquecito de anís para darle un sabor distintivo, y algunos países de Latinoamérica le ha agregado sus propios ingredientes para darle un sabor local. En Colombia, por ejemplo, la receta incluye queso fresco molido y almidón de yuca, entre otros. En México, los buñuelos se preparan con miel de piloncillo y canela. Y si aún quieres más variedad, prueba los buñuelos venezolanos porque tienen opciones como de los de apio, batata o calabaza.

Así como las donas son un snack tradicional de América, los buñuelos no se quedan atrás a lo largo de toda América Latina. En Colombia, Argentina, México y Perú, los buñuelos son tan populares como lo son sus primas las donas. Si tu paladar está familiarizado con el sabor de las donas, ¡te encantarán los buñuelos! Y si estás con ganas, te invitamos también a preparar este postre que lleva buñuelos.

¡Así nos cuentas si prefieres la versión latina de las donas!

popped Emilia Alegre
Aunque mi certificado de nacimiento dice Córdoba, Argentina, yo me considero una ciudadana del mundo. Cuando tenía 12 años, mi familia y yo nos mudamos a Los Ángeles por cinco año y allí tuve la oportunidad de conocer a personas de todas partes de América Latina; fue una gran manera de conocer más acerca de diferentes culturas y probar platos tradicionales. La cocina siempre me permite relajarme y despejar mi mente. Mi familia juega un papel muy importante en mi vida, y no hay nada como la sensación de mimarlos con una comida casera reconfortante. Soy traductora profesional y me uní al equipo de Qué Rica Vida en octubre del 2012 como escritora. Aquí es donde mi pasión por la comida y los idiomas se unen; es por eso que nunca me siento como que estoy trabajando ... ¡simplemente disfruto "Lo Rico de la Vida!"

Comentario