Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
pan de bono

Make It More Sabroso: Biscuits vs Pan de Bono

By Danielle Evenski, October 14, 2015
  • Facebook
    22
  • Pinterest
    22
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    22
  • Pinterest
    22
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

No hay nada más delicioso que comer un pedacito de pan recién salido del horno. Ni hablar si ese aroma a recién horneado viene acompañado de la textura de panecitos hojaldrados, untados con mantequilla, miel o hasta salsa gravy, y una humeante taza de café o té para disfrutar la tarde. La receta tradicional de estos panecillos incluye harina y suero de leche o crema batida.

Lo que representan los panecitos, conocidos como biscuits, en Norte América equivale a lo que el pandebono representa en Sudamérica. El pan de bono es una delicia horneada un poco menos hojaldrada que el panecillo, pero más esponjosa y menos cremosa, pero con más queso. Conocido como el bagel de Colombia, el pan de bono es un pan tradicional que se prepara con harina de yuca, harina de maíz y un queso relativamente suave. Algunos afirman que el nombre de este pan se debe al primer panadero italiano: cuando salía a vender este pan por las calles de Colombia, gritaba que su pan estaba buono, “bueno” en italiano. ¡Y claro que era bueno! El pan de bono es ideal para el desayuno o la merienda, y queda especialmente sabroso si se lo acompaña con chocolate caliente.

Los biscuits son más comunes como acompañamiento de platos principales o en sándwiches, mientras que el pan de bono es la estrella de la merienda. Eso sí, los dos tienen en común ese gustito especial a casa que le da un toque inigualable a tu menú diario.

Aquí te dejamos algunas ideas más para que descubras por qué son tan especiales estos panes.

popped Danielle Evenski
Me fascina usar las palabras y los idiomas para conectarme con las personas a mí alrededor. Esa fascinación fue catalizador en mi decisión de viajar a Argentina por la primera vez en 2009 donde disfruté tanto del famoso dulce de leche, asado y matecitos en el parque con amigos. Me encanta pensar sobre las palabras, como ellas nos moldean, y como las lenguas pueden abrirnos puertas a nueva gente y nuevas realidades. Para mí, la mesa es uno de los mejores lugares para saborear un rico intercambio y las comidas nos dan el contexto y la excusa perfecta para envolvernos en una charla magnifica. La unión de la comida con el lenguaje cobra vida en este sitio, y tengo abundante inspiración para ser creativa en el ejercicio de escribir, tanto como en cocinar. Me trasladé de la tierra de mi patria en Minnesota a Miami en 2014 en búsqueda de aventura, tenía hambre y ganas de aprender aun más sobre otras culturas, y sin duda he llegado al lugar correcto.

Comentario