Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Celebremos el Día de la Sangría

Celebremos el Día de la Sangría

By Constanza Morales Oliver, December 20, 2012
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El mes de diciembre es sinónimo de celebración, y aunada a las comilonas, bailes y reuniones familiares, la bebida es una invitada infaltable. Muchos celebran con champán; otros optan por vinos, cervezas u otros licores. Yo, en cambio, prefiero la sangría, pues da para todo, ¡y hasta para paletas!

De origen español, la sangría se ha convertido en estandarte de la gastronomía latinoamericana en países como Argentina, Puerto Rico, México, Cuba, Perú, República Dominicana y Chile, entre otros. También goza de popularidad en Estados Unidos, donde se ha designado el 20 de diciembre como Día Nacional de la Sangría. Te invito a que celebres esta refrescante bebida preparándola en casa.

Lo mejor de la sangría es que se presta inmensamente a la improvisación, ya que Prácticamente cualquier fruta es bienvenida. Las recetas tradicionales llevan naranja, manzana, uvas, piña y limón. No obstante, puedes incluir frutas más exóticas como mango, kiwi, maracuyá o melocotón.

El otro ingrediente esencial de la sangría es el vino, ya sea tinto, blanco o rosado. Aquí también puedes improvisar con otras bebidas alcohólicas como ron, brandy o vodka. En Colombia se sirve el salpicón de frutas, prácticamente una sangría pero sin licor. Si tú o tus invitados no pueden o prefieren no consumir alcohol, puedes optar por el salpicón sustituyendo el vino por gaseosas claras o incluso agua mineral. También puedes hacer una sangría de jamaica con o sin alcohol.

Disfruta la frescura de una sangría en tu boca y brinda por esta navidad.

popped Constanza Morales Oliver
Nací en Colombia pero me convertí en boricua después del matrimonio. Yo nací para ser periodista, pero también siento una gran pasión por la literatura infantil. Me mudé al sur de Florida y pronto descubrí un fascinante mundo - ¡mi cocina! Cuando cocino, regreso a mis raíces periodísticas: investigo y exploro. Me gusta pensar en mi cocina como una biblioteca, donde el elemento más importante es un viejo tarjetero lleno de recetas, notas y sugerencias acerca de mis descubrimientos. Mi familia es muy diversa, y como tal, mis platos favoritos son los que honran la diversidad que define la cocina latina. Después de todo, creo que esa es la mejor manera de reinventar nuestras tradiciones y asegurar que sobrevivan generación tras generación.

Comentario