Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Celebremos el Día de la Mantequilla de Maní

Celebremos el Día de la Mantequilla de Maní

By Constanza Morales Oliver, January 24, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

La descubrí tarde; bastante tarde para el promedio de vida estadounidense que la tiene en el primer lugar de consumo, especialmente cuando de loncheras infantiles se trata (como ésta). Hablo de la mantequilla de maní o cacahuate, famosa por su espléndida combinación con la jalea o mermelada de uva, y que ha dado lugar al popular sándwich PB&J (peanut butter and jelly).

Una vez que probé su consistencia cremosa, entendí por qué a muchos no les basta con comerla con pan: la mantequilla de maní puede—y yo agrego, debe—untarse en casi todo: desde galletas y bizcochos hasta tajos de apio, trozos de manzana o anillos de cebolla.

Hoy 24 de enero celebramos la mantequilla de maní. Aunque su extenso consumo abarca principalmente a Estados Unidos, Australia, el Reino Unido y Canadá, el hecho de que fue alimento base en preparaciones precolombinas, ha instalado también el encanto de esta polifacética crema en las mesas latinoamericanas.

Así, por ejemplo, una gran variación del tradicional sándwich PB&J puede obtenerse reemplazando la mermelada de uva por una pasta o jalea de guayaba. Pero ¿por qué limitarnos a la idea original del sándwich? Prueba otras ricas y creativas variaciones:

Barras de chocolate y crema de cacahuete

Fondue de crema de cacahuete

Licuados de plátano y mantequilla de cacahuete

Pretzel Cheerios con crema de cacahuate

Como crema, sazonador o dip, la mantequilla de maní se hace querer y celebrar.

popped Constanza Morales Oliver
Nací en Colombia pero me convertí en boricua después del matrimonio. Yo nací para ser periodista, pero también siento una gran pasión por la literatura infantil. Me mudé al sur de Florida y pronto descubrí un fascinante mundo - ¡mi cocina! Cuando cocino, regreso a mis raíces periodísticas: investigo y exploro. Me gusta pensar en mi cocina como una biblioteca, donde el elemento más importante es un viejo tarjetero lleno de recetas, notas y sugerencias acerca de mis descubrimientos. Mi familia es muy diversa, y como tal, mis platos favoritos son los que honran la diversidad que define la cocina latina. Después de todo, creo que esa es la mejor manera de reinventar nuestras tradiciones y asegurar que sobrevivan generación tras generación.

Comentario