Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Celebremos el Día Nacional del Fríjol

Celebremos el Día Nacional del Fríjol

By Constanza Morales Oliver, January 06, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Frijol (o fríjol), habichuela, judía, poroto, caraota… el consumo de esta diversa semilla se ha diseminado prácticamente por todas las cocinas del mundo. Pero sus orígenes se remontan al continente americano, por lo que no resulta sorprendente que figuren ampliamente en la gastronomía latinoamericana. Además de ser el Día de los Reyes Magos, el 6 de enero también se observa el National Bean Day o Día Nacional del Frijol. ¡Qué mejor momento para rendirle tributo a este versátil alimento que en este día de doble festejo!

La elaboración y tipo de frijol que se utilice varía según la región. En los países caribeños se suele acompañar con arroz, como el caso del arroz con habichuelas puertorriqueño o el congrí cubano. También es popular este método en la cocina centroamericana, como lo evidencia el gallo pinto de Nicaragua y Costa Rica.

Los fríjoles, como se le conocen en Colombia, son también estandarte de la cocina del país sudamericano y de la tradicional bandeja paisa.

El frijo refrito es infaltable en la cocina mexicana y también se disfruta en las pupusas salvadoreñas. Este formato también se presta para preparar un delicioso dip que puedes ofrecer como aperitivo.

Existen también formas de consumir los frijoles menos tradicionales pero igual de sabrosas, como por ejemplo esta ensalada de frijol negro y chile.

Este Día Nacional del Frijol, celebremos esta protagonista anciana, sabrosa y nutritiva de nuestra cocina.

popped Constanza Morales Oliver
Nací en Colombia pero me convertí en boricua después del matrimonio. Yo nací para ser periodista, pero también siento una gran pasión por la literatura infantil. Me mudé al sur de Florida y pronto descubrí un fascinante mundo - ¡mi cocina! Cuando cocino, regreso a mis raíces periodísticas: investigo y exploro. Me gusta pensar en mi cocina como una biblioteca, donde el elemento más importante es un viejo tarjetero lleno de recetas, notas y sugerencias acerca de mis descubrimientos. Mi familia es muy diversa, y como tal, mis platos favoritos son los que honran la diversidad que define la cocina latina. Después de todo, creo que esa es la mejor manera de reinventar nuestras tradiciones y asegurar que sobrevivan generación tras generación.

Comentario