Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Celebremos el Mes de la Comida Enlatada

Celebremos el Mes de la Comida Enlatada

By Constanza Morales Oliver, February 26, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Hay momentos en que por más que se nos antoje, ciertos alimentos no se pueden conseguir porque no están en cosecha. Pero para esas situaciones, hay ‘salvavidas’ que nos pueden ayudar a darle continuidad a nuestro plan de dieta casera. Uno de ellos es la comida enlatada, la cual se celebra este mes de febrero.

Muchas son las personas que consumen los alimentos enlatados porque no se echan a perder tan rápido y son una forma práctica de comer sin tener que pasar mucho tiempo en la cocina. En mi caso personal, descubrí las bondades de los enlatados cuando al llegar a EU encontré opciones para cocinar como en mi tierra natal gracias a las versiones enlatadas de ciertos alimentos típicos.

Aunque para nosotros puede ser algo de toda la vida, la comida enlatada no estuvo siempre presente. Tan práctico invento se le atribuye a Nicolás Appert que en 1795 partiendo de los experimentos de Lavoisier, hirvió alimentos y los cerró herméticamente en recipientes de cristal o metal. Aunque pasaron años antes de que este sistema se perfeccionara, el francés sentó las bases para la industria de la comida enlatada.

En mi despensa suelo tener algunos enlatados, especialmente frutas, algunos granos y verduras. En el caso de las primeras siempre busco que vengan enlatadas en agua y no en almíbar. Las peras en conserva, que son disponibles en casi cualquier supermercado, se puede utilizar en recetas de postres como estas peras al vino en olla de cocción lenta, si no las puedes encontrar frescas.

En el caso de los granos y las verduras, procuro comprar las opciones más bajas en sodio y enjugarlas y escurrirlas antes de usarlas en cualquier receta. Las habichuelas proveen un sabroso y nutritivo acompañamiento que puede ser servido casi instantáneamente de una lata. Y los frijoles y granos, componentes tan esenciales de la cocina latina, también puede ser convenientemente cocinado de latas como parte de una comida.

La comida enlatada también es una forma de preservar alimentos durante meses o años, pero puede caducar, así que siempre me aseguro de revisar las fechas de expiración y cuando voy de compras tengo muy presente no comprar latas que estén goteando, se vean abultadas o muy abolladas.

Tener enlatados a mano puede resultar de gran ayuda no sólo en momentos de baja cosecha o escasez económica, sino también como una alternativa segura para viajes o condiciones meteorológicas que te impidan movilizarte.

popped Constanza Morales Oliver
Nací en Colombia pero me convertí en boricua después del matrimonio. Yo nací para ser periodista, pero también siento una gran pasión por la literatura infantil. Me mudé al sur de Florida y pronto descubrí un fascinante mundo - ¡mi cocina! Cuando cocino, regreso a mis raíces periodísticas: investigo y exploro. Me gusta pensar en mi cocina como una biblioteca, donde el elemento más importante es un viejo tarjetero lleno de recetas, notas y sugerencias acerca de mis descubrimientos. Mi familia es muy diversa, y como tal, mis platos favoritos son los que honran la diversidad que define la cocina latina. Después de todo, creo que esa es la mejor manera de reinventar nuestras tradiciones y asegurar que sobrevivan generación tras generación.

Comentario