Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Kale leafy green

Kale: Ideas para Incorporar la Col Verde a tu Rutina Culinaria

By Claudia Rupcich, October 19, 2013
  • Facebook
    22
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    22
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El kale (col verde o col rizada) es uno de los vegetales más sabrosos que puedes poner en tu mesa. Yo comencé a usarlo después de haber tomado un curso sobre alimentos en la universidad, donde uno de los chefs nos convenció de que esta verdura es uno de los ingredientes más ricos que existen. Me fui al supermercado y regresé con una cantidad enorme de col verde, casi como para alimentar a todo el vecindario. Después de realizar algunas pruebas, descubrí varias maneras de incorporar este fantástico alimento a mis comidas. Aquí te menciono algunas de ellas:

  • Añádelo al sofrito de ajo con aceite de oliva. Le puedes agregar una pizca de sal y pimienta y mezclarlo con pasta, o servirlo como acompañante para pescado, pollo o carne.
  • Se lo puedes poner a la sopa—sólo tienes que lavarlo bien, cortar el tallito y picar las hojas bien chiquitas. A mí me gusta hacerlo al estilo minestrone, poniéndole también ajo, caldo vegetal, zanahorias, apio y papas. El kale se incorpora ya al final, porque se cocina en poco tiempo. Añádele tomillo y salvia para darle un aroma y sabor exquisito.
  • Cuando prepares tu próxima ensalada, reemplaza la lechuga por kale. Aunque todas las partes del vegetal son comestibles, los tallitos pueden ser demasiado duros y amargos si se comen crudos, así que asegúrate de quitárselos. Yo preparo una ensalada divina con esta planta al estilo asiático con vinagreta de jengibre. Le pongo muchas zanahorias picaditas, pimentones, guisantes, aguacate y edamame.
  • Los chips de kale hechos en casa son bien ricos y crujientes. Corta las hojas en pedazos pequeños. Colócalos en una bandeja de hornear, rocíale aceite de oliva, sal, pimienta y cualquier especia que te guste. Hornéalo a 350 grados por 10-15 minutos.
  • Si andas apurada, los batidos son una rápida y deliciosa opción. Prepara un batido o jugo de kale quitándole el tallito y mezclándolo con otras frutas y líquidos. La semana pasada me hice un batido con leche de coco, agua, piña y banana—me quedó refrescante y ¡riquísimo!

Como ya viste, no hay que temerle al kale. Espero que uses estas deliciosas ideas en tus comidas. Déjame saber cómo te fue y qué piensas de este vegetal.

popped Claudia Rupcich
Desde muy temprana edad, me enseñaron a apreciar cada comida y a siempre sentir orgullo por la comida que mi familia hacía. Uno de los dichos favoritos de mi padre es, "No comemos para vivir, vivimos para comer." Mi mamá me enseñó a cocinar platos sencillos y mi nonno (mi abuelo italiano) siempre me enseñó a ser agradecida por la comida en la mesa. Crecer en un hogar que combinaba las costumbres italianas, venezolanas y estadounidenses realmente influyó en la manera que escribo sobre la comida. Para mí, la comida es una extensión de la cultura y una expresión de lo que somos. Eso es algo que debemos compartir. Fui a la universidad de North Carolina en Chapel Hill y me especialicé en el periodismo y en francés. Me encanta trabajar en una sala de redacción y abarcar temas que son importantes para la comunidad y siempre trato de incorporar mi pasión por la comida en mis trabajos de periodismo.

Comentario