Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Gelato in an glass display case

Helado, Gelato o Sorbete: ¿Cuál Eliges tú?

By Karina Jurgensmeyer, December 09, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Soy una insaciable consumidora de helados. En Argentina, donde es común el servicio de delivery (llamas al negocio y te llevan lo que quieras a tu casa), tenía a mano el teléfono de al menos cinco heladerías cercanas a las cuales pedía de manera alternada que me trajeran helado. Llamaba tan seguido que me daba vergüenza hacerlo siempre al mismo local, aunque ahora que lo pienso, seguro estaban encantados con una clienta como yo.

Sin embargo, pese a lo “heladera” que soy, mi postre frío favorito no es el helado sino el gelato. Como habitualmente helado porque que es más barato y se consigue en todos lados, ya que suele fabricarse industrialmente y en grandes volúmenes. En cambio, para disfrutar de un buen gelato, es mejor ir a una gelatería. ¿Por qué? Porque un auténtico gelato es 100% artesanal, sus sabores vienen de la leche y del uso de frutas naturales y no de saborizantes industrializados. Así, esta necesidad de ingredientes frescos obliga a las gelaterías elaborar diariamente su propio gelato. ¡Mmmm!

Ya narra Elizabeth Gilberth en su libro “Comer, Rezar, Amar” lo irresistible de un gelato: es tal la intensidad de sus sabores que la protagonista de la novela va a la gelatería ¡tres veces en un día! ¡Quién pudiera! Allí se habla de los gelatos de San Crispino, conocidos como los mejores de toda Italia. Aún no tuve la suerte de conocer ese país y menos esa gelatería, pero aun así amo el gelato. En términos técnicos, éste tiene leche y no crema como el helado, y además, apenas si tiene aire, por eso es más cremoso. De manera que para una golosa como yo, el helado es muy rico, pero el gelato ¡es el paraíso!

Ahora bien, el sorbete es una opción no menos tentadora. Elaborado a base de frutas y agua (no lleva ni crema ni leche) es la elección perfecta para los días de agobiante calor ya que es liviano y súper refrescante. Gelatos, sorbetes y helados: ¡qué difícil decisión! Extraño los “deliverys” argentinos pero los congeladores aquí son más grandes y cuento con buenas provisiones en casa para cualquier momento de tentación. ¿A ti qué opción te gusta más?

popped Karina Jurgensmeyer
Siempre me he sentido un poco cosmopolita. Nací en Venezuela, pero me crie en Argentina, y ahora vivo con mi familia en los Estados Unidos. Mi familia es multilingüe y una mezcla importante de las culturas ya que mis abuelos son de España y Alemania. Debido a esto, he experimentado muchos tipos de cocina. Siento una gran pasión por la comida y amor por el periodismo que simplemente corre por mis venas. Qué Rica Vida combina dos pasiones que me describen: la cultura latina y la palabra escrita. Por favor, comparte conmigo.

Comentario