Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Postre de leche

Canillitas de Leche: la Tentación Hecha Dulce

By Migdalis Pérez, March 29, 2014
  • Facebook
    22
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    22
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Si hay una cosa a la que no puedo resistirme es a las canillitas de leche de Guatemala. Hace unos años, tuve la oportunidad de visitar ese país y, entre las tantas delicias que conocí, estaban ellas; tan blancas, tan suaves, tan riquísimas… Nada más probarlas y se deshacen en la boca, en franca invitación a que vayas por más.

No recuerdo cuántas me comí la primera vez. Lo mejor, sin embargo, no fue adquirirlas en aquella feria cercana al hotel donde me hospedaba, sino lograr que una lugareña me diera la receta tradicional.

El caso es que, tras mi regreso a los Estados Unidos, no demoré mucho en hacerlas. Para ello, busqué leche evaporada, leche entera, azúcar, canela en ramas y vainilla; mezclé todos esos ingredientes en una olla y los cociné a fuego lento por más de una hora, batiéndolos siempre en una misma dirección, con una cuchara de madera, hasta que la mezcla se volvió espesa.

Luego de todo ese proceso, retiré el dulce del fuego y comencé a batirlo vigorosamente y por intervalos a fin de que se enfriara rápido y espesara un poco más. Ahora, para que las canillitas quedaran tan blancas como las guatemaltecas -he aquí el gran secreto de esta receta- eché porciones de la mezcla sobre una tabla de madera húmeda y ahí terminé de amasarlas hasta conseguir el color buscado.

Ya blancas, usé una cuchara para medir las porciones; luego, les di la convencional forma de canilla, y finalmente, las dejé secar por completo sobre la misma tabla. Aunque se recomienda guardarlas en un envase hermético, lo cierto es que en esa ocasión no hubo tiempo para eso: todo el mundo las comió de inmediato y con muchísimas ganas (incluida la repostera, claro está).

Como esta golosina me recuerda a las famosas cremitas de leche de mi Cuba, y cada receta está sujeta a que le quitemos o agreguemos algo, a veces hago canillitas redondas en vez de alargadas, y sustituyo la leche entera por leche en polvo. El resultado, aunque con un toque cubano, es prácticamente el mismo.

Te invito a que prepares este dulce de leche guatemalteco, con o sin pequeñas variaciones. Verás que a nadie le resultará indiferente. ¿Para cuándo entonces?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario