Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
elote asado

Elotes Asados, los Favoritos de mi Niñez

By Silvia Martinez, June 14, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Hay un pequeño pueblito llamado Obrajuelo, en México, donde una de mis tías tenía una familia de amigos. Ellos cada año la invitaban a una fiesta familiar, la cual celebraban en el verano. Recuerdo un año cuando tenía como 9 o 10 años cuando me llevó.

Siempre me preguntaba porque mi tía estaba tan contenta cuando la fiesta se acercaba y porque la fiesta siempre variaba de fecha. Al momento de llegar a la casa de la familia vi un gran fogón y sobre él grandes rejillas con decenas de elotes asándose. Al lado había un enorme hervidor con otras decenas de elotes cocidos. ¡El olor era indescriptiblemente delicioso! Mi tía y yo nos sentamos a charlar y a comer elotes hasta que nos hartamos.

Entonces lo comprendí, uno de los alimentos favoritos de mi tía son los elotes, y por eso esperaba con gusto la fiesta. La fecha variaba porque tenían que esperar al tiempo de la cosecha de las mazorcas.

El verano siempre me trae lindos recuerdos. Durante mi niñez, mis papás me enviaban a la casa de mi abuelita y a mi me encantaba porque eso significaba que comería rico, saldría mucho a la calle y jugaría con mis primos hasta cansarme. Mi abuelita y tía eran muy dadas a llevarme a la calle cada tarde y a comprarme cuanta chuchería escogiera, pero lo que yo siempre escogía era mi elote. Recuerdo bien la anticipación con la que esperaba que me lo dieran, después del acostumbrado proceso:

  1. Escoger el elote de mi gusto, “tiernito” siempre decía mi tía, aunque yo no sé como lo distinguían, porque sobre el comal todos los elotes se veían igual.  
  2. Ponerle el palo de madera en la base para poder agarrarlo.  
  3. Decir que quería como condimento: mi preferido siempre era limón y chile en polvo. A veces le ponía queso, pero no siempre.

Yo estiraba mi brazo a agarrarlo y lo devoraba en un santiamén.

Ahora que soy adulta, todavía me lleno de nostalgia cuando paso por los puestos callejeros llenos de elotes en el centro de mi pueblo. El olor me recuerda a mi abuelita, a mi tía, y a esos días de paseo.

Hace unos días llevé a mis hijos al centro de la ciudad y pasamos por un puesto de elotes. Mi hijo mayor me dijo que si le compraba uno, yo accedí, y él lo pidió exactamente como a mi me gustaban.

Y yo sonreí.

popped Silvia Martinez
Me siento muy afortunada de haber nacido y crecido en México, donde empecé a cocinar a la edad de 12. Mi madre y mi abuela eran responsables de enseñarme muchos platos básicos y lindos. Me encontré con el amor de mi vida, en un jardín en el pequeño y tranquilo pueblo de Guanajuato, a donde el había venido a estudiar español. Más tarde me confesó, cuando me vio cortar cebollas, que él sabía que se iba a casar conmigo. Ahora vivimos en California con nuestros dos hermosos hijos. Además de cuidar a mi hermosa familia, paso mi tiempo escribiendo acerca de los niños, comida, entretenimiento, belleza, salud y moda en mi blog bilingüe www.mamalatinatips.com. En el 2011 recibí un premio por mis esfuerzos al ser elegida como la mejor bloguera bilingüe del 2011 por LATISM (Latinos en Social Media), y me considero afortunada de trabajar con algunas de las marcas más conocidas y respetadas en los Estados Unidos.

www.mamalatinatips.com

Comentario