Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
stew in a serving dish

Chilindrón de Chivo o Carnero: un Plato Fuerte de Primera

By Migdalis Pérez, March 28, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    69
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    69
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El chilindrón de chivo o carnero es un plato que conozco desde temprana edad, pues una de mis tías y su esposo cuentan con una finca en la que crían estos y otros animales para el consumo familiar. Cada vez que había un evento importante, allá iban ellos y preparaban esta receta junto a otras no menos exquisitas.

En pleno Oriente cubano, era (casi) normal que todos asistiéramos a la elaboración de este platillo, desde que mataban al animal hasta que servían su deliciosa carne. “No mires para allá”, me decía y repetía mi mamá cada vez que me sorprendía viendo cómo mi tío, todo un maestro en estas lides, ejecutaba sus maniobras de matarife.

La experta cocinera de mi tía, por su parte, se encargaba de sacarle el olor fuerte a la carne, retirándole toda la grasa e hirviéndola un par de veces. “Si no hacemos esto, el ‘chero’ no sale”, explicaba ella mientras reunía los ingredientes para el chilindrón: naranja agria (o limón), ajo, cebolla, ají, orégano natural, comino, pimienta, puré de tomate, vino seco, aceite y sal.

Cuando tenía todo a la mano, marinaba la carne (cortada en trozos) con naranja, sal, comino y pimienta; luego, sofreía el resto de los condimentos, agregaba las postas, las sellaba bien, le echaba el vino y el picante, y las dejaba cocinar a fuego lento durante 45 minutos. Recuerdo que siempre usaba un caldero inmenso, ya que el número de comensales generalmente era grande.

Poco a poco, el olor de la carne iba inundando la casa, al tiempo que se preparaban sus acompañantes. Por lo general, se trataba de congrí, ensalada y tostones, aunque a veces estos últimos eran sustituidos por tamales. Como postre, podían ser o cascos de guayaba, o dulce de papaya, siempre con queso fresco, ¡y todo fruto de la finca! ¡Qué maravilla!

Al final, aquellas cenas a base de chilindrón se convertían en todo un acontecimiento. La gente quedaba más que satisfecha, la sobremesa se extendía por horas, y los niños no parábamos de corretear por debajo de las matas de fruta, haciendo oídos sordos a los regaños de nuestros papás.

Ya de grande, puedo decir que este plato (también frecuente en República Dominicana) es uno de mis favoritos. Sólo que procuro conseguir carne tierna y la hago en la olla de presión para ahorrarme tiempo en la cocina. Y tú, ¿cómo lo preparas? ¿Tienes algún truco en particular?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice "comes como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario