Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
large pot over a bonfire

Disfruta del Paseo de Olla Colombiano ¡en Cualquier Lugar del Mundo!

By Andrea Baquero, August 14, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Cuando pienso en un paseo de olla, los recuerdos más alegres e impactantes de mi infancia llenan mi memoria. Es más, estoy segura de que no solo me pasa a mí. Si hablas con cualquier colombiano y le preguntas sobre los paseos de olla, te contestará con una sonrisa inmensa que llenará de alegría y de nostalgia su cara.

Los paseos de olla son una tradición que se celebra en todo el territorio colombiano. No importa si es una región montañosa, llana, fría, caliente o templada. Lo único importante es que el destino del paseo cuente con agua. Tampoco importa si es agua salada o dulce, pues un paseo de olla puede hacerse en cualquier río, lago, o junto al mar.

Una vez el destino ha sido elegido, se invita a toda la familia, y esto quiere decir que todos, incluyendo tu familia extendida -hasta la hermanita de la novia de tu primo tercero con su mascota-, están invitados. Y, por supuesto, asistirán, pues paseo de río que se respete se hace en domingo, ¡para que no haya excusas!

En Colombia las familias son grandes, pero si tu familia no es tan grande o vive en otra ciudad, invita a tus amigos y vecinos, como lo haría cualquier colombiano. Todos están invitados, pues el paseo de olla no es solamente para comer y pasar un ratito juntos. Es un paseo en el que todos participan.

Supongo que a estas alturas te estarás preguntando de dónde viene el nombre paseo de olla. Los paseos de olla se llaman así porque el plato principal es la sopa. Esta sopa se prepara a la orilla del río y no es una receta improvisada. Se hace a partir de esa receta que ha estado en la familia por generaciones, ya sea un sancocho de gallina, un sancocho de pescado, un cuchuco de trigo con espinazo, un ajiaco, o cualquier sopa tradicional.

Los anfitriones del paseo, además de haber notificado a todos los invitados, habrán dedicado bastante tiempo a la planeación del menú, así que llevarán las papas, ensaladas, guacamole, ají, huevos duros y todos los ingredientes para preparar y acompañar esta sopa tradicional.

Ahora viene un detalle que supongo no adoptarás cuando decidas hacer tu paseo. Aunque es impactante, y de hecho marcó mi infancia y mi vida (ahora soy vegetariana), no te estaría contando la verdadera historia de estos paseos de río si omitiera el siguiente detalle: La mayoría de las veces, el plato principal de estos paseos es el sancocho de gallina, y en los paseos de olla tradicionales, la gallina se lleva viva. Una vez se llega al destino, la gallina se suelta y uno de los juegos en los que participan todos los invitados es el de atrapar la gallina para el sancocho. Lo que sigue, lo dejo a tu imaginación.

El sancocho o la sopa se prepara en una olla muy grande sobre una fogata, y mientras se cuece la comida, los invitados pueden jugar un partido de fútbol, bailar, nadar en el agua o beber aguardiente y cerveza.

Luego viene la hora del almuerzo cuando se toma la sopa y se come el postre. El postre es usualmente bocadillo con queso o merengón. El merengón no es un postre hecho en casa, es un postre tradicional a base de merengue, crema y guanábana o fresas, que venden en las carreteras colombianas.

Lo realmente divertido durante estos paseos es que la familia se reúne para una actividad que los saca a todos de la rutina. Además, es una oportunidad excelente para preparar esa sopa de la abuela que tanto te gusta, y lo mejor es que la prepararás ¡al lado del río, el lago o el mar!

¿Piensas hacer un paseo de olla durante este verano? ¿Cuál es tu destino y qué sopa vas a preparar?

popped Andrea Baquero
Probar diferentes tipos de comidas ha sido mi pasión desde que era niña. De hecho, cuando tenía dos años de edad, mi bisabuelo me encontró sentada en la mesa del comedor ¡dándome un banquete de queso azul! Cocinar y escribir sobre la comida también me apasiona, y eso es un resultado directo de la región, la cultura y la familia en la que me crie. Yo crecí en Colombia con una abuela cubana, un abuelo español, padre colombiano, madre suiza, madrina alemana, tías y tíos chilenos. Recuerdo lo importante que era comer en familia cuando vivía en Colombia y me gusta cocinar los platos que aprendí a hacer cuando vivía allá. La gastronomía de mi familia siempre ha sido una fuente de inspiración para mí. Ahora vivo en la ciudad de Nueva York y aprovecho su gran diversidad para descubrir nuevos tipos de cocina.

Comentario