Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Moras azules, fresas y miel

Comiendo en Temporada

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Cuando era chica y se me antojaba comer algo en particular, la respuesta muchas veces era “no es su temporada”. Si me provocaba comer unas fresas con crema batida, una dulce y cremosa chirimoya, o unas alcachofas hervidas con un poco de aliño, no siempre podía cumplir mi deseo. La paciencia era una cualidad que todos desarrollábamos desde pequeños sin darnos cuenta, ya que la satisfacción instantánea no existía en el ámbito de la comida. Cuando al fin llegaba la temporada de la fruta o el vegetal que habíamos anhelado por tantos meses, cada bocado se sentía como un pedazo de cielo. Sí, la espera hacía que disfrutáramos estos ingredientes mucho más cuando al fin los conseguíamos, pero el factor principal era que en el pico de su temporada, su sabor era incomparable.

Esa es la pura verdad: comer comida de temporada es importante por un sinnúmero de razones. Pero más que importante, ¡es delicioso! ¿Y a quién no le gusta comer delicioso? Pocas cosas son tan ricas como las bayas, los tomates, y las ciruelas en el verano, las manzanas y las peras en el otoño, las castañas y los dátiles en el invierno, y los mangos y el maíz en la primavera. Cuando un ingrediente está de temporada, es el momento ideal para disfrutarlo en todo su esplendor. Nunca una fruta será más dulce y jugosa, o un vegetal más vibrante, que cuando es el momento del año que la naturaleza le asignó para ser disfrutado.

Además de deliciosa, la comida de estación es más nutritiva, y según la macrobiótica, mucho más beneficiosa para la salud en general. Esta filosofía está enfocada en llevar una vida en armonía con la naturaleza, y para eso, comer cosas estrictamente de estación es clave. La idea es que cada fruta o verdura tiene nutrientes que nos benefician en ese momento del año en particular. Por ejemplo, ingredientes de verano como el coco, el plátano, o el pepino nos ayudan a mantenernos frescos, mientras que los ingredientes de invierno nos ayudan a mantenernos calientes, y a tener las defensas necesarias para contrarrestar los resfríos y otros síntomas de la temporada. ¿Te imaginas lo saludables que estaríamos todos si solo comiéramos así? ¡Nunca nos enfermaríamos!

Si no tienes muchas ideas de qué cocinar en cada temporada, aquí te daré algunas ideas básicas para guiarte. Luego puedes usar esta información para crear tus propios platos de temporada, y comer la comida más deliciosa y nutritiva que hayas comido jamás.

En el Verano

El maíz está de plena temporada en este momento del año, así que cualquier tipo de tamales de maíz son la comida ideal para llevar a tus picnics veraniegos, y el maíz a la parrilla es tu mejor opción vegetariana en las barbacoas.

El tomate es otro ingrediente de verano, así que puedes acompañar muchas cosas con un rico guacamole con tomate, y echarle salsa de tomate a todo lo que se te ocurra. La pasta con salsa de tomate y la sopa de tomate te pueden sacar de apuros cuando no tienes mucho tiempo para cocinar.

Otras ricas opciones de verano son las fresas, los higos, y las uvas.

Otoño

Los deliciosos chayotes están de temporada en el otoño, así que este es el momento perfecto para comerlo en ensaladas, en puré, al vapor con un poco de queso, o si eres más aventurero, para probar unas chancletas de Guatemala.

El fogoso jengibre es otro ingrediente de otoño. Puedes tomarlo en infusión o en cualquier tipo de bebidas para prevenir los problemas de garganta y digestivos. Mi mamá siempre me daba el famoso “té de kion (jengibre)” cuando era chica y sufría de bronquitis y, aunque lo detestaba, siempre me ayudaba. Otra cosa que puedes hacer con el jengibre es usarlo con todo tipo de verduras salteadas, como en este brócoli (que también esta de temporada en otoño) con miso de jalapeño y jengibre.

Además del brócoli, su prima la coliflor también está de temporada en el otoño, así que es el momento ideal para disfrutar del delicioso sabor y gran nutrición de este vegetal. Un cebiche o unos tacos de coliflor son dos formas fáciles y divertidas de prepararla.

Invierno

El invierno es la temporada de la chirimoya, la fruta preferida de los peruanos –junto con la lúcuma-, para todo tipo de postres. La chirimoya de por sí ya es un postre delicioso, pero si buscas algo más elaborado, puede probar un suspiro limeño de chirimoya.

El maracuyá es otra fruta de invierno, y con su acidez puedes preparar todo tipo de salsas y cebiches, postres, e incluso cocteles como el pisco sour de maracuyá.

El poro, otra verdura invernal, es ideal para hacer cremas y sopas, como este chilcano de pescado peruano, así como para otros platos calientes y saludables, como este calabacín gratinado con chile poblano y crema.

Primavera

No nos olvidemos de la primavera, ¡mi estación favorita del año! Al igual que en el verano, hay tantos ingredientes coloridos en su punto durante estación, que nunca te quedarás sin ideas de qué cocinar con lo que encuentres en el mercado.

Para empezar, están las habas, ingrediente estrella de muchos platos de la cocina peruana. Este chupe de habas y cebada te mantendrá caliente durante los primeros días de la temporada en los que todavía hace frío, mientras que un solterito te refrescará cuando el verano esté casi por llegar.

El mango es una delicia cuando está de estación, pero si no está en su punto ideal puede resultar bastante insípido. Por eso es mejor esperar a esta temporada para consumirlo en ensaladas o bocaditos como estos patacones con frijoles negros, mango, y aguacate, y en postres o bebidas, como en esta limonada de mango.

Comentario