Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Manzanas

Celebremos el Eat an Apple Day

By Constanza Morales Oliver, December 02, 2012
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

No hay como las fiestas decembrinas para dar rienda suelta al espíritu festivo de nuestra cultura latina. Pero antes de que llegue el Año Viejo, Navidad o Nochebuena, podemos comenzar a celebrar hoy en el primer día del mes, que ha sido designado Día nacional para comer una manzana (Eat an Apple Day). Te propongo que aprovechemos el espíritu de celebración tan característico de diciembre para celebrar este día no comiendo una manzana, sino bebiéndola en una refrescante copita de sidra.

Oriunda principalmente del Principado de Asturias, en el norte de España, la sidra es un jugo fermentado de manzana que ha trascendido fronteras y el Océano Atlántico para convertirse en trago popular de las mesas latinas. Gracias a su baja graduación alcohólica (menos del 3% en la mayoría de los casos), la sidra se considera una versión más asequible del champán u otros vinos espumosos. También se puede beber caliente; te sugiero esta deliciosa receta.

La sidra puede además utilizarse para preparar ricos aperitivos o como gravy para adobar platos. El aperitivo más clásico (y sencillo de preparar) es el de los chorizos a la sidra, también típicos de Asturias. Simplemente corta en rodajas tres o cuatro chorizos tiernos y sofríelos en aceite de oliva a fuego medio. Una vez empiecen a dorarse, báñalos en sidra y déjalos cocer de 30 a 40 minutos, de modo que la bebida se mezcle con los aceites propios del chorizo. Sírvelos junto a las copas de sidra y ¡bienvenido sea diciembre!

Disfruta otras delicias hechas con manzana:

popped Constanza Morales Oliver
Nací en Colombia pero me convertí en boricua después del matrimonio. Yo nací para ser periodista, pero también siento una gran pasión por la literatura infantil. Me mudé al sur de Florida y pronto descubrí un fascinante mundo - ¡mi cocina! Cuando cocino, regreso a mis raíces periodísticas: investigo y exploro. Me gusta pensar en mi cocina como una biblioteca, donde el elemento más importante es un viejo tarjetero lleno de recetas, notas y sugerencias acerca de mis descubrimientos. Mi familia es muy diversa, y como tal, mis platos favoritos son los que honran la diversidad que define la cocina latina. Después de todo, creo que esa es la mejor manera de reinventar nuestras tradiciones y asegurar que sobrevivan generación tras generación.

Comentario