Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Dulce de leche con coco

Alfajores de Dulce de Leche: Una Merienda Especial

By Migdalis Pérez, March 18, 2015
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Los alfajores cubanos, hechos con dulce de leche y coco, vienen bien a cualquier hora y le encantan a todo el mundo. Descubre cómo hacerlos.

Desde pequeña, mi postre favorito es el dulce de leche. Por tanto, los alfajores preparados con esta golosina, son mis preferidos también. Recuerdo que mi abuelo igualmente se desvivía por ellos, tanto que, a pesar de su desamor por la cocina, siempre terminaba ayudando a mi abuela en casi todo el proceso de su elaboración.

Mientras ella se dedicaba a mezclar los principales ingredientes (harina, maicena, mantequilla, huevo, azúcar y vainilla, entre otros), él se encargaba de estirar la masa con el rodillo y de buscar los cocos, pelarlos y rallarlos. Porque, dicho sea de paso, los alfajores cubanos llevan coco rallado.

A veces, ellos dejaban que yo cortara los medallones, pues había un molde para eso. Una vez cortados, los ponían en el horno por 10 minutos, si mal no recuerdo, y acto seguido, los dejaban enfriar. A continuación, hacían una especie de bocadillos untándoles dulce de leche en medio. Sin dudas, ese era mi momento preferido.

Recuerdo que el dulce de leche podía variar. Es decir, a veces lo hacían a partir de leche entera —conocido en Cuba como “de boruga”— y en otras ocasiones, empleaban nuestro clásico “fanguito”, lo que no es más que leche condensada hervida en su propia lata. Para ser sincera, a mí me encantaban (me encantan) ambas opciones, pues las dos son más que deliciosas.

¿Cómo finalizaba el proceso? Pues pasando los bordes de los alfajores por coco rallado y cuidando de que no se separaran. Obviamente, con el paso de los años este procedimiento de elaboración se ha simplificado bastante. Ahora se pueden comprar tanto la masa ya preparada como el coco rallado y hasta el mismísimo “fanguito” (conocido en otros países latinos como cajeta, leche quemada y arequipe, entre otros nombres).

Pero ¡qué delicia, amigas mías! Sin dudas, esta es una de esas recetas que vienen bien casi a cualquier hora: lo mismo en el desayuno, acompañando a un buen café, que a la hora de la merienda, con una jarra de limonada fría. ¿Los niños? La verdad, no conozco a ninguno que no se vuelva loco con estos medallones, tan crujientes por fuera y tan cremosos por la parte dulce.

Si mis abuelos vivieran, estarían fascinados con lo fácil que es hacer alfajores hoy en día. Yo los hago en un plis plas. Y en un plis plas, desaparecen. Por razones obvias, como supondrás. ¿Te animas y los preparas pronto?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario