Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Dulce de Leche

Dulce de Leche

By Fernanda Beccaglia, March 06, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Amo el dulce de leche. No sé si de niña pasé algún día sin comer dulce de leche. Y claro, ¡era imposible no tentarse con semejante delicia! Si bien existen diferentes recetas, el dulce de leche tradicional (receta argentina y uruguaya) se hace con leche, azúcar, bicarbonato de sodio y esencia de vainilla. Pero hacerlo con leche fresca puede llevarte entre 4 y 6 horas (sí, es un proceso muy lento, pero te aseguro que cada minuto lo vale). El atajo para hacerlo casero en menos tiempo es usar leche condensada: sólo lleva 2 horas de cocción en baño María y de paso te evitas el lío de tener que revolver todo el tiempo.

En México se lo conoce como “cajeta”, y está hecho con leche de cabra. En Colombia, Venezuela y Panamá lo llaman “arequipe”; mientras que se lo conoce como “manjar blanco” (o solo “manjar”) en Bolivia, Ecuador, Chile y Perú. En Brasil, tiene el mismo nombre tradicional, pero en portugués: “doce de leite”. Y en Cuba lo llaman “dulce de leche cortado”, ya que se prepara de manera muy diferente y no queda como una pasta suave como en los otros países. Aunque el dulce de leche es una versión “caramelizada” de la leche, no debes confundirlo con el caramelo, que se hace mezclando agua y azúcar. El consumo del dulce de leche tradicional y de todas sus variantes se extiende por diversos países americanos, europeos y otros lugares con minorías de esas nacionalidades.

Puedes encontrar el dulce de leche en tres formas diferentes. El tradicional tiene una consistencia más suave y liviana y generalmente se utiliza para rellenar los panqueques o untar el pancito calentito con manteca. El dulce de leche repostero, como su nombre lo indica, se usa en productos de panadería o repostería como en las medialunas, los alfajorcitos de maicena (con dulce de leche y coco) y como relleno en pasteles de cumpleaños. Su consistencia es más espesa y tiene un color más oscuro. El dulce de leche heladero, por otro lado, tiene un uso industrial y se utiliza para la preparación de helados. Y hablando de helados, te recomiendo que pruebes el helado de dulce de leche granizado (con pedacitos de chocolate)… ¡uno de mis preferidos cuando era niña!

Otras formas deliciosas de disfrutarlo es mezclarlo con queso crema, agregarlo a los churros calentitos, a pedacitos de queso, al merengue o a la banana como un rico postre. ¿La mejor de todas? ¡Comerlo a cucharadas del pote! Unos de mis postres favoritos es el flan casero con dulce de leche, obviamente; aunque el arroz con leche casero con dulce de leche también me hipnotiza.

Aquí te dejo más opciones para que te termines de enamorar del dulce de leche:

Fudge de Dulce de Leche
Crescents Rellenos de Chocolate y Dulce de Leche
Tamales Dulces con Dulce de Leche

popped Fernanda Beccaglia
Soy chef, escritora, editor y periodista. También soy gran fan de la fotografía narrativa y arte culinaria. Después de años de escribir y traducir, me gradué Summa Cum Laude del Instituto de Educación Culinaria en el 2003, en la ciudad de Nueva York. Siempre quise ser chef, y ya que tiendo a seguir mis pasiones, empecé a entrenar con los mejores chefs: Daniel Boulud, Jean Georges Vongerichten, y André Soltner, entre otros. Después de decir no a una oferta en Ducasse y Jean Georges, tomé un trabajo en Daniel Restaurant en Nueva York. Trabajé para el diario La Palma, la versión en español del The Palm Beach Post, como redactora, columnista y productora de la sección culinaria, tanto en versión impresa y la versión digital del periódico. Nací en Buenos Aires, Argentina, en una familia italiana. Mi madre era escritora, y crecí entre poemas y libros en italiano, francés, portugués y alemán.

Comentario