Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Bean and noodle soup

Sopa de Frijoles Con Fideos Para Chuparse Los Dedos

By Migdalis Pérez, September 25, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

De la única manera que yo comía sopa cuando era pequeña era mezclada con frijoles. “Así mato dos pájaros de un mismo tiro“, le contaba mi madre a sus amigas, en referencia a cómo se las ingeniaba para que su nena comiera fideos y legumbres al mismo tiempo. No sé si “brizote” era su nombre oficial, o si ese fue el mote que mi mamá le puso. El caso es que aquella sopa de frijoles con fideos sabía riquísimo.

Recuerdo que ella la hacía a partir de un potaje de frijoles. Es decir, primero ablandaba los granos normalmente y luego, cuando le agregaba el sofrito, también le añadía la pasta. Al final, obtenía un caldo delicioso, pero sin dejar que los frijoles y los fideos se desbarataran. “Ahí es donde radica el truco“, decía ella cuando describía el modo ideal de prepararlo.

Años después, cuando ya no era necesario que mi madre hiciera malabares en la cocina para complacerme, supe que la sopa de frijoles con fideos es un plato popular no solo en Cuba sino también en México y Perú. Ahora mismo te cuento algunos detalles más específicos.

Resulta que esta receta registra ciertas variaciones en cada uno de estos países. Mientras que en la isla antillana se prepara como si fuera un potaje, en México se hace con caldo de frijol más cebolla, chile, epazote, jitomate y fideos, y en Perú, con granos cocidos, cebolla, ajo, pimienta, orégano, tocino, papas y fideos canutos.

O sea, dependiendo de cada nación, se aprovechan o no los granos y se adicionan o restan ingredientes y condimentos, pero eso no altera el resultado final: he probado las tres recetas y todas son exquisitas. De modo que si quieres introducir algo nuevo en tu menú acostumbrado, esta puede ser una excelente opción.

Y si tienes niños en casa, a quienes no les gustan la sopa y el potaje tradicionales, ya tienes un motivo extra. Solo tienes que escoger la legumbre que más les atraiga (en el caso de que no les agrade ver los granos en la sopa, puedes licuarlos) y si deseas llamar más su atención, puedes seleccionar otra clase de pasta, como las farfalle (forma de mariposa) o los rotinis (forma de hélice).

Entonces, ¿te suenan bien estas ideas? ¿Te atreverías con un platillo así uno de estos días? Pruébalo y déjame saber si tus hijos se comieron la sopa.

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario