Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Mermelada de arándano

Mermelada de Cranberry: Complemento muy Versátil

By Silvia Lucero, November 13, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Es increíble cómo una salsa puede salvar un menú. O si no habían caído en cuenta, pregúntele a la mermelada de cranberry o arándanos, que se presta siempre para acompañar lo que sea, desde lo más sencillo, como un pedazo de pan, hasta carnes o helados. Su sabor agridulce es una de las características que la hacen un gran acompañante, sobre todo cuando no te quieres complicar mucho, ni pasar tanto tiempo en la cocina, pero deseas preparar algo delicioso para tu familia o amigos.

Aunque usualmente no dispongo de tanto tiempo para pasar en la cocina, cuando cocino, por muy sencillo que sea el plato, me gusta acompañarlo con alguna salsa deliciosa–cosa que se le podría atribuir a que soy mexicana y crecí con esa costumbre.

Pero eso sí, procuro preparar esas salsas o mermeladas en casa–nada como el sabor casero, natural y el saber que no lleva tantos conservantes. Sobre todo cuando se trata de algo tan fácil como la mermelada de cranberry en la que sólo necesitas arándanos, jugo de naranja y azúcar (o edulcorante) para prepararla.

Mi madre fue la que me enseñó a sacar provecho de las cosas más sencillas. Recuerdo una ocasión en la que se me ocurrió organizar una cena de cumpleaños en casa, pero no disponía de mucho tiempo para cocinar. Muy apurada la consulté y me aconsejó comprar chuletas de puerco, las cuales acompañé con puré de papa y verduras. Las chuletas iban bañadas en mermelada de cranberry, y evidentemente, quedaron deliciosas.

Aproveché que quedó salsa para acompañar el postre: serví brownie bañado con cranberry y acompañado de helado de vainilla. Eso sí, como agradecimiento guardé parte de la mermelada en un frasco de vidrio, de esos que parecen antiguos, le puse un moño y se lo di a mi madre como agradecimiento por sacarme siempre de apuros.

Usualmente con lo que más me gusta usar esta mermelada como acompañamiento son las milanesas: la mermelada les da un sabor riquísimo (a mi esposo también le encanta). Afortunadamente aquí en Estados Unidos también se acostumbra combinar arándanos en salsa o mermelada con alimentos salados, sobre todo con el pavo–¡qué delicia!

Aunque ésta es una simple anécdota personal, de esas que se comparten “de nuestra mesa a la tuya”, espero que haya inspirado algunas de tus propias memorias culinarias. ¿A qué plato salado añadirías este tipo de mermelada? Comparte tus ideas con nosotros.

popped Silvia Lucero
Soy periodista y bloguera de viajes con dos grandes pasiones: conocer el mundo y degustar. Al ser de México crecí disfrutando y apreciando la gastronomía de mi país, cada reunión familiar, era un buen pretexto para que mi madre y mis tías hicieran un gran banquete, con ellas aprendí que cada platillo tiene una historia que contar y un buen pretexto para convivir con los seres queridos. Amo los sabores, olores y colores de la comida mexicana ¡con picante la vida es más sabrosa! Espero que disfrutes este viaje gastronómico.

Comentario