Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Split coconut

Cucurucho de Coco: una Delicia Indescriptible

By Migdalis Pérez, March 06, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Cuando estaba en la universidad, una amiga natural del municipio cubano de Baracoa me dio a probar de un cucurucho de coco que había traído a la residencia para “amortiguar” nuestro apetito desenfrenado de entonces. ¡Dios! Apenas lo probé se convirtió en mi dulce casero favorito, sin que me quede nada por dentro, como decimos en la isla.

En aquella ocasión, casi me comí el cucurucho completo, y a partir de ahí, siempre que era posible le encargaba que me trajera uno. Si nunca lo has probado, no puedes ni imaginarte lo sabroso que es. Porque no se trata de un dulce de coco cualquiera. No. Se trata de uno muy especial, tanto por sus ingredientes, como por su presentación.

Resulta que el famoso cucurucho de Baracoa lleva, además de coco, fruta bomba, piña, guayaba, naranja, azúcar o miel, aromatizantes dulces (canela, anís o vainilla) y una pizca de sal. Dicen que prepararlo “como debe ser” constituye todo un arte, como también lo es su peculiar envoltorio.

Me explico: para hacer la envoltura se usan yaguas puestas en remojo a fin de que no se quiebren. Estas yaguas se cortan en tiras con las cuales se confecciona el cono. Para que el dulce no se salga, se pone un trozo de hoja de plátano en el fondo, y para asegurar el cucurucho en sí, se amarran sus extremos con hebras de la propia yagua.

Todo esto lo supe de manos de mi amiga baracoense. Y cuando salimos de la universidad, tuve que aplicar lo aprendido para seguir disfrutando de mi postre predilecto. En aquel entonces, mi abuela, quien también amaba los dulces, se cogió la receta para ella, y cada vez que quería complacerme, lo hacía con un cucurucho de coco.

Más recientemente, o mi mamá o yo misma lo preparamos, sólo que en vez de usar los conos de yagua de marras, utilizamos barquillos (los mismos del helado). Como es lógico, la “magia” del cucurucho artesanal se pierde un poco, pero al menos disfrutamos del dulce original, con sus trocitos de fruta convertidos en una deliciosa pasta.

Aunque hacer este postre da un poquito de trabajo, bien vale la pena elaborarlo, especialmente para esas fechas especiales en las que deseamos degustar platillos de nuestra tierra. Atrévete a prepararlo, pero luego no me culpes si no puedes parar de comerlo. ¿De acuerdo?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario