Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Dulce de leche

Clásicos Argentinos que Despiertan Pasión

By Karina Jurgensmeyer, March 19, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El fútbol es el deporte que más fanáticos produce en Argentina; algunos partidos, “los clásicos”, son seguidos por miles de personas en todo el país. Está el mundialmente conocido “superclásico” que se juega en “la Bombonera” o en “el gallinero”; el “clásico rosarino”, “el platense”, “el de Avellaneda” y así, son muchos los partidos en los que se enfrentan clubes de fútbol con un importante historial de rivalidad y con hinchas que no solo quieren ganar sino, también, ver perder al otro.

Los clásicos argentinos se viven con gran expectativa, con intensidad. La pasión por los colores de la bandera de tu club es casi siempre heredada, es tu papá quien “te hace” de un equipo al nacer y, si de grande decides ser de otro, te lo reprochará toda la vida. De jugarse uno de estos partidos, el país prácticamente “se para”: familia y amigos se reúnen para verlos y a los hinchas del equipo perdedor se les recuerda por una semana, mediante burlas y bromas, que perdieron.

Para mí, que me gusta homologar todo con la cocina, estos partidos son para el fútbol lo que “el dulce de leche” es para los postres: no es lo mismo un “clásico” que un partido cualquiera, así como no es lo mismo un postre con dulce de leche que sin. Con los clásicos este deporte tiene un sabor distinto, más divertido y, además, sabemos que tenemos garantizado un buen partido, gane quien gane. De igual manera, el dulce de leche garantiza deleite al paladar y, al amante del dulce, le puede dar el mismo goce que un hincha tiene al ver jugar a su equipo.

El dulce de leche y el fútbol son clásicos argentinos, los llevamos tatuados en la piel. Una “clásica” es tener que elegir de postre entre panqueques o flan con dulce de leche y otra es decidir a la hora del mate qué factura comer: ¿un churro o un cañoncito? (ambos de dulce de leche también). En casa, si hay escasez, el simple dulce de leche a cucharadas es un hábito irresistible. Aclaremos también: no le compras más al que te vendió alfajores de maicena con poco dulce de leche–por este dulce podemos pelear con el mismo fervor que en una cancha con un hincha rival.

Cuando sentimos algo como propio los argentinos somos fieles y pasionales. ¿Conoces alguno de estos clásicos nacionales?

popped Karina Jurgensmeyer
Siempre me he sentido un poco cosmopolita. Nací en Venezuela, pero me crie en Argentina, y ahora vivo con mi familia en los Estados Unidos. Mi familia es multilingüe y una mezcla importante de las culturas ya que mis abuelos son de España y Alemania. Debido a esto, he experimentado muchos tipos de cocina. Siento una gran pasión por la comida y amor por el periodismo que simplemente corre por mis venas. Qué Rica Vida combina dos pasiones que me describen: la cultura latina y la palabra escrita. Por favor, comparte conmigo.

Comentario