Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
chicha-the-beverage-of-the-gods

Chicha, la Bebida de los Dioses

By Greyza Baptista, September 22, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Hablar de la chicha es hablar de historia, tradición, costumbre, religión, tierra y maíz. Hace más de medio siglo que la chicha se convirtió en la bebida de los dioses, caracterizada por su variedad y diversidad.

Según datan los historiadores, el maíz era el grano de oro de los indígenas, con el que solían preparar tamales, arepas, sopas y hasta bebidas. Antes de la conquista, la chicha se difundió por nuestro continente y ya era considerada una bebida especial, sobre todo se tomaba durante importantes ceremonias.

Los españoles se asombraron de la magnitud que tenía este brebaje, pero la rechazaron por la manera como se elaboraba. Antiguamente, el grano de maíz se masticaba y la saliva aceleraba su fermentación. Por eso fue estigmatizada, no solo por el gran poder que tenía para embriagar, sino por falta de salubridad.

Sin embargo, en nuestros países sigue siendo una bebida infaltable, y su preparación sigue siendo artesanal, pero el grano se tritura con piedras, y en otros casos, de manera industrializada.

Existen muchas variedades, la mayoría de sabor suave y con bajos niveles de fermentación. Otras son simplemente refrescos y por eso en algunas regiones se consume a diario como el caso de la popular chicha morada en Perú.

Otro tesoro es la chicha de jora que se obtiene de la fermentación del azúcar sobre la malta de maíz, la chicha loretana a base de yuca y chancaca (panela de caña de azúcar) y la chicha huevona hecha con huevo y cerveza.

Venezuela tiene el sabroso carato de acupe o la chicha andina que se hace con maíz triturado y guarapo de piña fermentada, y la chicha de arroz que se consume masivamente en todas las clases sociales. Se sirve fría con hielo picado, canela en polvo, y un chorrito de leche condensada como ingrediente opcional.

En Chile la chicha se elabora de la fermentación de diferentes frutas y en algunas regiones se mezcla con caña blanca (aguardiente) o algo similar. En el centro del país se prepara con uvas y el brebaje final es más rústico que el vino y se llama chupilca.

En México se fermenta el azúcar de caña y la bebida se guarda en un frasco. Luego se endulza y se corrige con agua. Existen dos variantes: la fuerte y la dulce.

En Panamá la palabra chicha se refiere a jugos o refrescos naturales hechos con frutas y se conocen como chicha de piña, chicha de tamarindo o chicha de arroz con piña. En Bolivia, es sin duda la bebida más refrescante y se también se hace con maíz fermentado.

Colombia rinde culto a la bebida principal del pueblo indígena los “Muiscas” con el “Festival de la chicha, la vida y la dicha”. Y pese a que en varias ocasiones ha sido prohibida, se sigue tomando y se ha rescatado en una renovada búsqueda de efectos embriagadores con sabores artificiales, o mezclada con cerveza, entre otras bebidas alcohólicas.

Y es que pese a todo lo negativo que se diga, la chicha se niega a desaparecer. Es el tesoro de nuestros antepasados. ¡Que rica nuestra chicha!

popped Greyza Baptista
Esposa y madre de un gourmet de 5 años de edad, que nunca frunce el ceño al comer ensaladas (a menos que no tenga espinaca en el plato), creo que los hábitos alimenticios saludables comienzan en casa. Aprendí esa simple regla de mi madre, un verdadero mago en la cocina y quien me enseñó el arte de transformar los ingredientes en algo delicioso. En estos días, mi familia está convencida de que hago magia cuando cocino. Para mí, los recuerdos, olores y sabores me inspiran a crear platos, y a escribir sobre uno de los placeres más ricos de la vida: la comida. También soy periodista y de vez en cuando, artista.

Comentario