Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Champagne: El Deleite Detrás de sus Burbujas

Champagne: El Deleite Detrás de sus Burbujas

By Karina Jurgensmeyer, April 04, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

En Las Vegas hay un restaurante muy bonito en el que se puede comer mientras se disfruta de un show de aguas danzantes. Es un restaurante francés con muchísimo estilo pero para nada caro; cenar allí se ha convertido en una especie de ritual cada vez que tengo la suerte de ir a esta ciudad, cosa que generalmente hago cuando me llegan visitas que no son de la zona. La última vez fue con un buen amigo de Argentina, muy conocedor de vinos y algo excéntrico al momento de disfrutar de un champagne de calidad (devolvió la botella incontables veces hasta que no estuvo como él quería). ¡Esa velada sí que recibí una clase sobre champagne! Nada sabía yo sobre la temperatura apropiada para tomarlo ni sobre cómo debían ser las burbujas en la copa o cómo conservarlo mejor. La verdad es que los tips para tomar un buen champagne son muy básicos pero yo no los conocía, así que ahora te los cuento a ti.

  • Las burbujas: Son un claro indicador de cuándo es bueno y cuándo no. Cuando es bueno, las burbujas deben ser pequeñas y deben formar una sola hilera en su ascenso desde el centro de la copa a la superficie.
  • La conservación: ¿Sabías por qué las botellas de champagne tienen un color oscuro? Porque la luz es el factor que más perjudica su contenido; en consecuencia, cuando las guardemos en casa debemos seleccionar lugares oscuros y frescos. Además, debes saber que a diferencia del vino tinto, el champagne no se pone “mejor con el correr de los años”: lo deseable es que esta bebida sea de una cosecha del año en curso.
  • La temperatura: Recuerdo bien cómo mi amigo enloqueció a la mesera con este tema. “No se puede servir a cualquier temperatura y esperar que esté exquisito”, repetía mientras explicaba que el aroma de este vino está en las burbujas y tenemos menos burbujas (y por lo tanto menos aroma) si se sirve demasiado frío. El punto es que debemos degustarlo a ocho grados en boca, pero considerando que se calienta un poco mientras lo tomamos, lo mejor es servirlo a dos o tres grados menos. Importante: ¡nunca poner las botellas en el congelador! Pierden aroma y sabor.

Me pareció muy interesante lo que aprendí esa noche sobre el champagne. ¿Conoces tú otro tip?

popped Karina Jurgensmeyer
Siempre me he sentido un poco cosmopolita. Nací en Venezuela, pero me crie en Argentina, y ahora vivo con mi familia en los Estados Unidos. Mi familia es multilingüe y una mezcla importante de las culturas ya que mis abuelos son de España y Alemania. Debido a esto, he experimentado muchos tipos de cocina. Siento una gran pasión por la comida y amor por el periodismo que simplemente corre por mis venas. Qué Rica Vida combina dos pasiones que me describen: la cultura latina y la palabra escrita. Por favor, comparte conmigo.

Comentario