Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Vegetales con olivas y limón

7 Ensaladas sin Lechuga para Salir de la Rutina

By Laura Martínez, August 07, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

No me lo tomen a mal. No tengo nada en contra de la lechuga y otras plantas verdes, pero cuando se trata de preparar ensaladas, nunca está de más salir un poco de la rutina y echar a volar la imaginación para encontrar esa mezcla perfecta de ensalada… sin lechuga.

Hace unas semanas tuve la suerte de pasar unos días en las islas griegas, y si bien no aprendí a bailar como los griegos, sí les copié algunas recetas; muchas de éstas incluían deliciosas combinaciones de ensaladas sin lechuga.

Mis 7 combinaciones favoritas:

  • Ensalada de tomates con pepinos y aceitunas
  • Ensalada de lentejas
  • Ensalada de jícama
  • Ensalada de atún con apio, tomate y cebolla morada
  • Ensalada de manzana con nueces y queso Roquefort
  • Ensalada de mango con pepino
  • Ensalada de tomate, albahaca y cous-cous

El secreto de todas estas combinaciones está en el aderezo. Si bien cada quien tiene el suyo favorito, les voy a compartir el mío, que es un invento propio y que hasta ahora no me ha fallado, pues se mezcla perfecto con la mayoría de las combinaciones. Para una ensalada de tamaño normal (para 1 o 2 personas) mezclas 1/2 limón exprimido; una cucharada sopera de ajo picado en cuadritos diminutos; tres partes de aceite de oliva por una de vinagre balsámico; sal (poquita, ojo con los excesos); pimienta al gusto y un poquito de mostaza Dijon.

Este aderezo le va muy bien a la mayoría de las ensaladas sin lechuga, pero también puedes modificar los ingredientes según cada combinación. Yo, por ejemplo, a la ensalada de jícama le pongo más limón y menos aceite de oliva. Lo fantástico de la cocina es que puedes probar, quitar, poner y volver a probar hasta encontrar la mezcla perfecta para tu paladar. Puedes también robarle algunos ingredientes a una y ponérselos a la otra.

¡Anímate a experimentar y mezclar ingredientes! Crea tu propia ensalada. Ah, pero eso sí, ten mucho cuidado y evita arruinarla, haciéndola poco nutritiva. Es decir, evita ponerle aderezos con mucha grasa o mayonesa, demasiados crutones o carnes procesadas.

Ahora ya lo sabes. ¿Abriste el refrigerador y no hay lechuga? ¡No hay problema! ¿Tienes alguna otra receta de ensalada sin lechuga? ¡Anímate a compartirla con nosotros!

popped Laura Martínez
Nací y crecí en la Ciudad de México, pero he vivido en Chile, Argentina, Singapur, Francia y Estados Unidos (Los Ángeles y Nueva York). Aunque no sé mucho acerca de estos lugares, hay una cosa que sé con certeza: me encanta su comida. Yo soy escritora y me especializo en los negocios y los medios de comunicación, pero me encanta leer y escribir sobre la comida. Crecí comiendo jamón crudo, fabada, y queso manchego con mi abuelo, que era español, y mi abuela mexicana podría muy bien haber sido la mejor cocinera del mundo de los chiles en nogada. Las especias españolas y mexicanas corren por mis venas, pero vivo con un francés. Él hornea su propio pan y prepara quiche lorraine o velouté en el invierno y una ensalada de crudités en el verano. La comida es el núcleo de mis historias más entretenidas y me encantaría contarte todo acerca de ellas. ¿Me acompañas?

Comentario