Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
bolivian-saltenas-discover-history_hero

Salteñas Bolivianas: ¿Conoces su Historia?

By Elvira de las Casas, December 17, 2013
  • Facebook
    22
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    22
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Las salteñas bolivianas son empanadas parecidas a las argentinas, pero más jugosas. Se rellenan con carne o pollo, huevo duro, vegetales y especias, y a diferencia de las empanadas que hacemos los cubanos, fritas en aceite, éstas se cocinan al horno.

Nadie podría imaginar que, tras su aspecto humilde y cotidiano, se esconde una historia fascinante de esfuerzo y tenacidad.

Su creadora fue la argentina Juana Manuela Gorriti, que a principios del siglo 19 tuvo que huir al exilio con su familia, perseguida por la dictadura de Juan Manuel de Rosas. La señora Gorriti, que luego se convertiría en la esposa del presidente Manuel Isidoro Belzu, había nacido en la ciudad de Salta, y como vivía en la extrema pobreza, se le ocurrió vender unas empanadas caldosas para poder sobrevivir. Pronto se popularizaron como “las empanadas de la salteña”, y aunque hoy en día pocos conocen la historia de su creadora, casi todos los bolivianos disfrutan de unas salteñas acompañadas de jugos de frutas a media mañana, prolongando una tradición que comenzaron sus padres y abuelos.

En los Estados Unidos es posible conseguirlas en las ciudades donde abunda la población de origen boliviano y argentino. A mí me encantan todas las empanadas, sobre todo las argentinas, rellenas de espinaca, y las colombianas, de papa. Así es que, durante una visita al sur de California, las probé y me encantó su ligero sabor dulzón y su relleno de carne jugosa con papa y caldo picoso.

Los bolivianos llaman “jigote” al relleno de las salteñas, que consiste en un guiso de carne o pollo picado, rehogado en manteca y con mucho ají, ingrediente que distingue a estas empanadas de las que se hacen en otros países latinoamericanos.

Cuando se comen acabaditas de hornear, las salteñas se abren, dejando escapar el delicioso caldo del relleno, por lo que comerlas sin salpicarse la ropa es todo un arte que vale la pena dominar para no perderse su rico sabor. Averigua si hay en tu ciudad algún restaurante de comida boliviana, y al saborear una salteña de carne o pollo, no olvides a la ingeniosa argentina que la hizo por primera vez. ¿Qué te ha parecido su historia?

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario