Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
baked beans in a bowl

Frijoles: Tan Latinos como Nosotros

By Migdalis Pérez, August 21, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Decir frijoles, es decir latinidad. Y si no, pregúntale a cualquier latino con qué frecuencia los sirve en su mesa. No sé en tu casa, pero en la mía los degustamos casi a diario de diferentes maneras: en potajes, arroz congrí, ensaladas… La verdad es que nos encantan, y como son tantas sus variedades, pues nunca nos cansamos de comerlos. ¿Acaso te pasa lo mismo?

Independientemente de que cada país de la región tenga sus propias recetas, lo cierto es que el frijol es un acompañante muy popular. Pega con muchísimos alimentos y, además, se “presta” para cualquier ocasión; ya sea para las comidas del día a día o para las de cualquier evento especial.

En Cuba, por ejemplo, no hay una celebración de fin de año en la que no esté presente junto con el cerdo asado y la yuca con mojo. No en vano la isla forma parte de los países que más lo consumen. Nicaragua, Brasil, El Salvador y México también integran el listado. A propósito de México, ¿sabías que el antecedente más remoto de los frijoles se registra en esa nación?

Pues sí: hay pruebas arqueológicas que así lo confirman. Según tales evidencias, al menos cinco de los tipos más conocidos de esta legumbre han existido en territorio mexicano desde hace más de 9 mil años. Por tanto, fue desde ahí que las semillas se esparcieron hacia el resto del continente americano y, posteriormente, hacia Europa y otras partes del mundo.

Te parecerá increíble, pero los frijoles han gustado tanto que alrededor de 129 países los cosechan. Claro, América Latina se lleva el primer lugar tanto en producción como en consumo. ¿Deseamos un guiso con mucha proteína? Hacemos un buen potaje. ¿Nos apetece una sopa distinta? Preparamos una crema de frijol. ¿Queremos una guarnición diferente? Sorprendemos con una ensalada de frijoles y queso. Como ves, soluciones hay para todos nuestros antojos.

Solo tenemos que echarle mano a este maravilloso alimento que, dicho sea de paso, tiene nombres muy distintos según el país donde nos encontremos. Mientras que en las naciones ya citadas se le conoce como frijol, en Chile, Bolivia y Argentina se le nombra poroto; en Honduras, chimbaro; en España, judías; en Colombia, fríjol (con acento en la i), y así sucesivamente. Pero en lo que sí coincidimos todos es en la cantidad de platos que podemos preparar con él. Platos salados y dulces, aclaremos.

Así, por arribita, entre los primeros te puedo citar: pabellón criollo (Venezuela), frijoles de la olla (Guatemala, Honduras), gallo pinto (Nicaragua, Costa Rica), frejolada (Perú), cumanda (Paraguay, Bolivia), fabada (España), y moros y cristianos (Cuba). Y entre los postres —mmmmm— los frijoles con dulce, propios del Oriente cubano; las habichuelas con dulce, de República Dominicana, y el frejol colado, de Perú.

Definitivamente, muy pocos alimentos son tan buenos acompañantes como el frijol. ¿Qué sería de nosotros sin este grano? La verdad, prefiero no imaginarlo. Es más: me voy corriendo a poner un paquete en remojo, de esos colorados que espesan muchísimo y que tanto me fascinan. Entretanto, ¿por qué no nos cuentas cuáles prefieres tú? ¿Cómo los preparas? Eres libre de opinar y dejarnos tu recetario.

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario