Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Flan

10 Postres Latinos Riquísimos

By Claudia Rupcich, July 25, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

He sido una persona golosa desde pequeñita, especialmente con los postres de chocolate. Por eso, en cualquier parte del mundo a donde vaya, tengo que probar el postre típico de la región. ¿A ti también te gustan los dulces? Aquí te presento 10 postres latinos muy conocidos que son riquísimos.

Marquesa de chocolate
La marquesa es un postre muy común en Venezuela, y es un favorito en mi familia. Se hace con las famosas galletas “María” y el mejor chocolate negro del país (70% cacao). La torta fría es sencilla y el sabor es incomparable.

Flan
El flan se consigue en cualquier restaurante latino. En Venezuela lo llamamos “quesillo,” pero los ingredientes principales son los mismos: huevos, leche y azúcar. Es cremoso pero no muy pesado. Usa esta receta de Flan Napolitano, y ¡pruébalo!

Arroz con leche
Este postre es bastante fácil de hacer y un favorito entre los jóvenes (y adultos también). La receta tradicional es con arroz, leche y canela (a los niños le gusta con leche condesada). Complace a tus hijos, y ¡hazlo hoy!

Tres leches
El tres leches es un postre muy típico en Latinoamérica. El nombre de este pastel viene de su preparación… se baña un bizcocho en tres tipos de leche: crema de leche, leche condensada y leche evaporada.

Mousse de maracuyá
La maracuyá, llamada “la fruta de la pasión” o “parchita” en Venezuela, es cultivada en áreas tropicales de América del Sur. La fruta se puede consumir cruda, en ensaladas, jugos, cócteles o en postres como el mousse. Es refrescante, ligera, riquísima y perfecta para fiestas en el verano. Se puede usar maracuyá fresca o la pulpa que viene congelada. De igual manera, te va a encantar.

Alfajor
La forma redonda de esta galleta proviene de España, pero el alfajor latino es conocido en Argentina, Perú, Chile y México, entre otros países. El alfajor es una especie de sándwich formado de dos galletas suaves rellenas con dulce de leche. Su preparación requiere paciencia, pero siempre vale la pena.

Churros
Los churros me hacen recordar cuando iba al zoológico con mi familia porque siempre nos comíamos unos churros con chocolate, gigantes y divinos al final del día. En España se comen en el desayuno, pero en Latinoamérica se venden en la calle o en churrerías y se comen generalmente como merienda. En los Estados Unidos se les conoce como Spanish doughnut, pues se hacen con masa frita que después se reboza en azúcar. Anímate y prepáralos hoy.

Polvorosas
Estas galletitas típicas de Venezuela son perfectas para acompañar un cafecito o un chocolate caliente. Tienen una consistencia y un sabor adictivo. Las puedes preparar muy fácilmente con solo harina, azúcar y un toque de canela. Pruébalas… y descubre cómo se deshacen en la boca.

Brazo de gitano
El brazo de gitano es un pastel relleno de crema y frutas que se enrolla. Tiene otros nombres dependiendo del país, pero el postre sigue siendo cremoso, esponjoso y delicioso. Se consigue en pastelerías por todas partes en América del Sur, y nos gusta mucho porque se pueden combinar diferentes ingredientes como fresas, mandarinas y chocolate.

Torta milhojas
Este maravilloso manjar es una interpretación de un clásico postre francés: el Napoleón. Se hace con capas de hojaldre pegadas y abundante crema pastelera. Es elegante y definitivamente delicioso.

¿Hay en esta lista algún postre que jamás hayas probado? Bueno, ¿qué esperas? ¡Pruébalo hoy! y después me dices qué te pareció. No lo olvides, ¡cuando te sientes a comer, deja siempre un espacio para el postre!

popped Claudia Rupcich
Desde muy temprana edad, me enseñaron a apreciar cada comida y a siempre sentir orgullo por la comida que mi familia hacía. Uno de los dichos favoritos de mi padre es, "No comemos para vivir, vivimos para comer." Mi mamá me enseñó a cocinar platos sencillos y mi nonno (mi abuelo italiano) siempre me enseñó a ser agradecida por la comida en la mesa. Crecer en un hogar que combinaba las costumbres italianas, venezolanas y estadounidenses realmente influyó en la manera que escribo sobre la comida. Para mí, la comida es una extensión de la cultura y una expresión de lo que somos. Eso es algo que debemos compartir. Fui a la universidad de North Carolina en Chapel Hill y me especialicé en el periodismo y en francés. Me encanta trabajar en una sala de redacción y abarcar temas que son importantes para la comunidad y siempre trato de incorporar mi pasión por la comida en mis trabajos de periodismo.

Comentario