Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Sopa de frijoles negros

1 Sopa: 4 Ideas Diferentes

By Silvia Lucero, November 28, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Serie: Grab-and-Go

No hay nada como una buena sopa caliente para calmar el frío (y para acallar un poco el hambre). O, de pronto sí: grandes proporciones de dicha sopa, cualquiera que sea, para que quede para consumir los siguientes días. Para matar dos pájaros de un tiro, entonces, ¿qué mejor que elegir una a la que puedas darle diferentes usos para que no te canse el sabor, y preparar cantidades excesivas? Por ejemplo, ¿qué tal una de frijoles?

¿Por qué elegí esta opción? Para empezar, los frijoles son parte de nuestra dieta latinoamericana–en muchos de nuestros platos los usamos como acompañamiento–; segundo, son muy versátiles, y es fácil prepararlos de varias maneras. También porque son muy económicos.

A mí la sopa de frijoles me ha sacado de apuros cuando he querido dejar algo hecho para toda la semana. Lo único que tengo que hacer en estos casos es poner los frijoles a hervir en la olla con cebolla, cilantro, chile serrano y tomate. Y, listo: tengo un plato rico y práctico, ideal para la temporada de invierno, que puedo guardar y al que puedo darle más de un giro diferente durante el resto de la semana.

También la he transformado en una especie de frijoles charros, sólo agregándole chorizo, tocino y otros ingredientes. Creo que ésta es la que más me ha gustado–tiene un sabor inconfundible.

Otra idea es usar parte del sobrante en el desayuno con, por ejemplo, huevos–revueltos o estrellados, o hasta refritos, poniéndolos sobre pan blanco y gratinados, como molletes. En Qué Rica Vida puedes encontrar muchas ideas.

Y, finalmente, algo que he hecho para comer más que todo como snack, es preparar un dip con el resto de los frijoles: lo sirvo para untar en pan o en tostadas y así no desperdicio tiempo y, más importante, no desperdicio comida. De esta manera le doy un buen uso a lo que empezó como una simple sopa.

Ahora que lo pienso, la próxima vez que la cocine, voy a tratar de preparar algo similar a la fabada asturiana o a la feijoada brasileña–ya te contaré la experiencia. Y tú, ¿tienes alguna idea para compartir?

popped Silvia Lucero
Soy periodista y bloguera de viajes con dos grandes pasiones: conocer el mundo y degustar. Al ser de México crecí disfrutando y apreciando la gastronomía de mi país, cada reunión familiar, era un buen pretexto para que mi madre y mis tías hicieran un gran banquete, con ellas aprendí que cada platillo tiene una historia que contar y un buen pretexto para convivir con los seres queridos. Amo los sabores, olores y colores de la comida mexicana ¡con picante la vida es más sabrosa! Espero que disfrutes este viaje gastronómico.

Comentario