Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Desserts

Esas Deliciosas Yemitas de Huevo

By Migdalis Pérez, August 11, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Las yemitas de huevo entran en ese tipo de postres que te remontan a la niñez. Hace años que no las como, pero sólo con pensar en ellas revivo aquellos tiempos en los que mi mamá me las preparaba para la merienda. Como a mí no me gustaba el huevo, ella encontró en esta opción la vía perfecta para introducirlo en mi dieta. Claro, nunca me dijo que mi “sorpresita” lo incluía, eso lo supe mucho tiempo después, cuando “desclasificamos” ciertos secretitos de familia.

El caso es que yo me volvía loca con las yemitas; su sabor y su textura me fascinaban, tanto que siempre me las arreglaba para comer (muchas) más de las que me tocaban. Ya de adulta, cuando supe la verdad sobre el “postre sorpresa”, también conocí cómo se elabora. El proceso es muy simple, de modo que aquí lo dejo por si tú también te animas a sorprender a tus hijos.

Lo primero que tienes que hacer es preparar un almíbar con azúcar refino, canela en rama, unas gotas de limón (opcional) y agua. Apenas el jarabe comience a burbujear, bájalo del fuego y déjalo refrescar. Entretanto, toma las yemas de huevo y bátelas muy bien. Cuando el almíbar esté tibio, añádeselo a las yemas y pon a cocinar la mezcla al baño de María.

A fin de que no se pegue en el fondo del recipiente, es muy importante que no pares de moverla con una cuchara de madera hasta que espese bien. Llegado ese momento, agrégale un chorrito de vainilla y sírvela por cucharaditas encima de una bandeja engrasada. Cuando las yemitas estén frías, amásalas un poco, hazlas bolitas y pásalas por azúcar glaseada.

Dice mi madre que si las dejas resecar de un día para otro, el resultado es doblemente mejor, y que si las preparas para regalar, puedes envolverlas por separado en papel celofán (como si fueran bombones). Dicho esto, te invito a que las hagas pronto. En realidad, no toman ni mucho tiempo ni mucho esfuerzo.

Además, estoy segura de a que tus niños les encantarán. Bueno, y a los no tan niños también. Es lo que sucede siempre con las yemitas de huevo. ¿Me tomarás la palabra?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario