Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Pressure cooker on stove

La Olla de Presión: ¡Aprende a Usarla Sin Miedo!

By Laura Martínez, September 04, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Tengo muchos recuerdos de la cocina de mi mamá. Uno de ellos tiene que ver con su famosa olla de presión (que en México también conocemos como “olla express“). Y es que la olla de presión era la preferida de mi mamá para poner a cocer frijoles, lentejas o su famoso guisado de carne de cerdo con verdolagas. Pero la dichosa olla era también motivo de cierta tensión (o, mejor dicho, presión) en la casa, pues tan pronto saltaba el botoncito de la presión, empezaba a emitir un silbido que al menos a mí me daba pavor; entonces salíamos todos destapados de la cocina. Mi mamá aseguraba que no pasaría nada, que si bien la olla de presión era escandalosa, era también muy segura (y eso que la nuestra era de las viejitas, de esas cuyo botón de la presión salía en tres tiempos, primero una rayita, luego dos y al final tres).

Con el tiempo, mis hermanos y yo le perdimos el miedo. Tanto así que ahora todos y cada uno tenemos en casa una olla express en la que cocinamos distintas cosas. Y es que a diferencia de las ollas de cocción lenta, que son ideales para preparar algunos postres como el pastel mexicano de chocolate o la torta de queso al limón, las ollas de presión son muy buenas para cocer granos como frijoles y lentejas, pues lo hacen mucho más rápido que una olla tradicional, ahorrándonos así mucho tiempo y, sobre todo, gas o electricidad en casa.

Si tú eres de las que todavía le teme al famoso silbido de la olla de presión, anímate a usarlas sin miedo. Pero eso sí, siempre tomando en cuenta ciertas normas de precaución que son cruciales para prevenir accidentes o mal funcionamiento. Por ejemplo, como lo hacía mi mamá: hay que mantener siempre limpia la válvula de presión y asegurarte de cambiarla cuando muestre desgaste. Es también importante cambiar las gomas o empaques después de cierto tiempo (dependiendo de cuánto la uses), nunca abrir la olla hasta que toda la presión haya bajado y evitar exponerla a cambios bruscos de temperatura.

Ahora sí, ¿estás lista para cocinar sin miedo y con presión?

popped Laura Martínez
Nací y crecí en la Ciudad de México, pero he vivido en Chile, Argentina, Singapur, Francia y Estados Unidos (Los Ángeles y Nueva York). Aunque no sé mucho acerca de estos lugares, hay una cosa que sé con certeza: me encanta su comida. Yo soy escritora y me especializo en los negocios y los medios de comunicación, pero me encanta leer y escribir sobre la comida. Crecí comiendo jamón crudo, fabada, y queso manchego con mi abuelo, que era español, y mi abuela mexicana podría muy bien haber sido la mejor cocinera del mundo de los chiles en nogada. Las especias españolas y mexicanas corren por mis venas, pero vivo con un francés. Él hornea su propio pan y prepara quiche lorraine o velouté en el invierno y una ensalada de crudités en el verano. La comida es el núcleo de mis historias más entretenidas y me encantaría contarte todo acerca de ellas. ¿Me acompañas?

Comentario