Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
whole oranges

Dulce de Naranja: Un Postre Casero Exquisito

By Migdalis Pérez, March 26, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Seguramente, el dulce de naranja surgió por idea de alguien interesado en aprovechar las partes de esa fruta que normalmente se desechan. Coincidirás conmigo en que fue un gran acierto, porque no sólo la pulpa y el zumo son útiles: también lo son el hollejo y hasta la corteza.

No sé en tu país de origen, pero en el mío, Cuba, este postre casero, que, para más ventajas, tiene múltiples variantes, es muy conocido. Mi padre, un dulcero empedernido, se desvivía por cualquiera de ellas, ya que le encantaban las naranjas como sea. A continuación, tres de las recetas más presentes en nuestra mesa:

  • Dulce de naranja típico: Para elaborar esta golosina, hay que pelar las naranjas, sacarles el jugo, cortarlas en lonjas anchas, hervirlas dos o tres veces hasta que el hollejo suelte el amargor y, luego, mezclarlas con un almíbar previamente hecho, al que se le ha añadido un palito de canela. Lo que sigue es cocinarlo todo hasta que las lonjas hayan absorbido el dulzor. Se sirve frío, acompañado con el queso que más te guste. ¡Riquísimo!
  • Dulce de cáscara de naranja: El proceso de elaboración de este postre es parecido al anterior, sólo que, en este caso, la corteza se aprovecha también. Además, las lonjas deben ser finas y el tiempo de hervor, mayor. Tras unir las cáscaras con el almíbar, sabrás que el dulce está listo cuando las cortezas se tornen medio transparentes. Si lo envasas en caliente, el almíbar se pondrá más espeso. ¡Increíblemente delicioso!
  • Dulce de naranjas confitadas: En esta receta se aprovecha toda la fruta. Consiste en lavar muy bien las naranjas, cortarlas en ruedas finitas, hervirlas para sacarle el amargor a la corteza, mezclarlas con agua y azúcar, y cocinarlas a fuego lento durante una hora, cuidando que las rodajas no se rompan. Para que queden mejor, déjalas reposar en la olla de un día para otro; después, ponlas en una rejilla para que se sequen y, finalmente, guárdalas en una bolsa (sin almíbar) o en frascos de cristal (con almíbar). Esto último depende de cómo te gusten más.

Hablando de gustos, como prefiero estos postres casi sin almíbar, a veces les espolvoreo un poco de azúcar refinada por encima al terminar de hacerlos. Sentir los granitos de azúcar sobre las lonjas o rodajas medio secas es una verdadera delicia. ¿Te lo imaginas? Pues prueba, y ya me contarás.

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice que "como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario