Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
my-grandmas-secrets-for-pastry-making

La Repostería y los Secretos de mi Abuela

By Elvira de las Casas, June 06, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    22
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    22
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

La repostería, ese maravilloso arte de preparar tortas, pasteles, budines y flanes, además de galletas y otras delicias horneadas, fue lo que despertó mi gusto por cocinar desde que era una niña.

Creo que lo primero que preparé sola fue una panetela de limón bañada en almíbar. La hice siguiendo los pasos que mi abuela me indicaba, y solo me dejó comenzar después de haber colocado todos los ingredientes sobre una mesa: este fue el primer secreto de repostería que me compartió.

Estos son otros de los secretos de mi abuela que todavía atesoro, y que vienen a mi mente cada vez que hago un postre en el horno:

  • Tener cuidado al separar las claras de las yemas de huevo, para no “ensuciar” el merengue. Si unas gotas de yema caen en las claras batidas, éstas no podrán alcanzar el punto de nieve.
  • Batir las claras en un recipiente limpio y seco, con una pizca de sal, para que el merengue suba.
  • Medir los ingredientes con las cantidades exactas que pide la receta, usando tazas y cucharas con medidas. Comprimir el azúcar morena en la taza para que la medida sea exacta; y hacer lo mismo con el pan o el coco rallado. El azúcar blanca granulada se deberá cernir antes de medirla.
  • Mezclar todos los ingredientes secos como la harina y el polvo de hornear; y aparte los húmedos, como mantequilla, vainilla y leche, con el azúcar. La harina debe cernirse junto a los demás ingredientes secos, varias veces si es necesario, para que se mezclen bien.
  • Precalentar el horno 10 minutos antes de introducir el pastel y no abrir la puerta mientras se esté cocinando, para que no se estropee.
  • La parte que más me gusta de la repostería es rellenar los dulces con cremas o mermeladas. Mi abuela ponía una capa de natilla dentro de la panetela, y para que las yemas no se cocinaran dejando pedacitos de huevo en la leche caliente, ella las batía un poquito con unas cucharadas de la misma leche. Así, al incorporarlas al resto de la preparación, se mezclaban completamente.
  • Los pasteles deben desmoldarse fríos, mientras que los budines y flanes, que se cocinan al baño María, deben desmoldarse calientes, para que no se peguen al fondo.

Espero que los secretos de mi abuela te sean útiles al hacer pasteles y bizcochos. ¡Tenlos en cuenta y te acordarás de mí! ¿Tienes otros secretos de repostería que quieras compartir?

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario