Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Kebabs

Almuerzos Rápidos: Kebabs que Puedes Comer en Cualquier Momento del Día

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Si eres como yo, te debe ser difícil encontrar nuevas ideas para almuerzos rápidos o para cenas. No tienes mucho tiempo para preparar algo y servirlo en la mesa, pero aún así, quieres dar a tu familia platos saludables que, al mismo tiempo, sepan muy bien. Los kebabs son fáciles de improvisar, y pueden siempre salvar la patria cualquier día de la semana. Puedes personalizar un kebab, de manera que cada quien coma lo que le gusta; además, con lo que queda siempre se puede hacer un almuerzo delicioso al día siguiente. Y, de hecho, se pueden hacer kebabs para el almuerzo y para la comida, y para la casa o para llevar en la lonchera. Una de las versiones más tradicionales incluye carne y vegetales. Por ejemplo, res y cuadritos de pollo combinados con pimentón, cebolla, champiñones, zucchini y papas componen una opción exquisita. Puedes también mezclar un poco los tipos de proteína utilizando camarones o cubos de salmón.

Sazonar los kebabs puede ser muy fácil y limitarse al uso de sal y pimienta. Sin embargo, puedes también optar por crear tus propias combinaciones de aliños y especias. Para un almuerzo que, seguramente, los emocionará a todos, ensaya con un kebab estilo sándwich. Combina cubos de pan crujiente con queso, cubos de jamón y tomates cherry. O, queso mozzarella con tomate y hojas de albahaca fresca.

También es posible añadir frutas a un kebab para el almuerzo. Trozos de piña, bolitas de melón, o rodajas de naranja van todos muy bien.

Otra idea que, sin duda, enloquecerá a los chicos es el kebab estilo pizza: incluye pepperoni, aceitunas negras, tomates y bolitas de mozzarella.

Claro está, algunos tipos de kebab deberán ser cocinados, mientras que otros pueden ser consumidos crudos. Esta versatilidad hace posible que se pueda disfrutar de un kebab saludable en el momento adecuado. Dependiendo de los ingredientes que uses, puedes impulsar en tu familia el consumo de vitaminas y minerales, como por ejemplo, las vitaminas A y C, calcio, hierro, potasio, fibra y mucho más. Una dieta bien balanceada le cae bien a todo el mundo y los kebabs, además de ayudar en ese sentido, son una excelente idea para almuerzos rápidos y que dejarán a todos los comensales felices.

Comentario