Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Dukkah

De Egipto a tu Mesa con el Dukkah

By Silvia Lucero, April 30, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

El Dukkah es una mezcla de frutos secos, semillas y especias que, por lo general, se acompaña con pan y aceite de oliva. Sabe delicioso y es muy fácil de preparar en casa. ¿Estás lista para incorporarlo a tus recetas?

Aunque es de origen egipcio, también se utiliza en otros países del Medio Oriente; su nombre proviene del árabe y significa algo así como “machacar”, idea que resulta evidente una vez conocido el modo de preparación.

Suena exótico, pero seguramente ya lo has probado; se suele comer principalmente como tentempié, remojando el pan en aceite de oliva y luego pasándolo por el Dukkah, dándole así un sabor tostado al pan. También sirve para crear una costra crujiente en pollos y pescados.


¿Cómo prepararlo en casa?

Si bien se puede conseguir ya hecho en el supermercado, es mejor hacer la mezcla en casa, así puedes elegir tus propios ingredientes. La receta más tradicional se prepara con avellanas, almendras, semillas de cilantro, de comino y de sésamo, sal y pimienta en grano. Sólo tienes que tostar las semillas en una sartén, meter los frutos secos al horno, hasta que todo se haya dorado un poco. Se dejan enfriar, se muelen y se condimentan al gusto.

Eso sí, hay dos cosas que tienes que cuidar: que al machacar no se pulverice todo y que al tostar las semillas no suelten tanto aceite que lleguen a convertir la mezcla en pasta, ya que debe ser seco y crujiente.


Ideas para integrarlo en nuestra cocina

Como aderezo picante para ensaladas. Como buena mexicana, a casi todo lo que cocino le agrego picante, así que te recomiendo añadirle un poco de chile en polvo, mezclarlo con aceite de oliva y un poco de limón.

Ideal para empanizar. Si te gusta todo lo crujiente, reemplaza el pan molido por Dukkah, así tendrás una opción diferente y deliciosa, sobre todo si lo usas con salmón, atún o pollo.

En arroces y cuscús. Si lo mezclas con verduras, pollo y arándanos secos, le dará más textura y un contraste de sabores riquísimo.

Como aperitivo. Haz una mezcla de tzatziki con yogurt griego y pepino, agrega Dukkah y acompáñalo con pan de pita.

Como puedes ver, es muy fácil y rápido de preparar–en 10 minutos estarás lista y le habrás dado un giro a tus platillos.

¿Tienes otra idea de cómo integrarlo a nuestros platillos?

popped Silvia Lucero
Soy periodista y bloguera de viajes con dos grandes pasiones: conocer el mundo y degustar. Al ser de México crecí disfrutando y apreciando la gastronomía de mi país, cada reunión familiar, era un buen pretexto para que mi madre y mis tías hicieran un gran banquete, con ellas aprendí que cada platillo tiene una historia que contar y un buen pretexto para convivir con los seres queridos. Amo los sabores, olores y colores de la comida mexicana ¡con picante la vida es más sabrosa! Espero que disfrutes este viaje gastronómico.

Comentario