Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Carne seca

Cómo Preparar Carnes Secas

By Migdalis Pérez, October 07, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

En los tiempos de mi abuela, quien vivía en una zona rural atrasada, todo lo concerniente a la alimentación se hacía de un modo muy básico. Como no disponía de corriente eléctrica en casa, tampoco contaba con equipos electrodomésticos que le facilitaran sus labores cotidianas. Una de esas tareas era la conservación de la carne.

Según sus propias anécdotas, ella se las ingeniaba muy bien para preparar carnes secas que duraban largos períodos de tiempo. “La clave estaba en salarlas y secarlas muy bien” explicaba— no sin dejar de sentir un poco de satisfacción por sus destrezas culinarias.

Es que mi abuelita cortaba la carne en piezas delgadas, luego las espolvoreaba con sal, después las colocaba en un bastidor situado en el patio, seguidamente las tapaba con un mosquitero (para protegerlas de los insectos) y finalmente, las dejaba secar al sol por una semana. Eso sí, enfatizaba “cada noche las recogía para que la humedad nocturna no echara a perder el proceso”.

Cuando la carne estaba completamente seca, la guardaba en bolsitas de nylon y luego la colocaba en el lugar más oscuro de la alacena. Claro, mi abuela cubana no era la única que manejaba este arte. En muchos de nuestros países latinoamericanos existe toda una tradición al respecto. México, por ejemplo, es una de esas naciones. Allí, específicamente en la región norteña, las tribus indígenas dejaron una herencia que muchos siguen hoy día.

Resulta que las mujeres apaches eran unas verdaderas maestras en el secado de la carne. Mientras que sus hombres se encargaban de cazar los animales, ellas eran las responsables de hacer que los alimentos duraran por varios meses. De esa necesidad surgió el gusto de los norteños por la carne curada. ¿Qué te parece?

Obviamente, los actuales habitantes del norte mexicano secan sus carnes de un modo distinto: primero cortan los filetes, luego les añaden sal, después los ponen un rato en la nevera, seguidamente los hornean durante dos horas y a continuación, los pasan por una licuadora.

Ya deshilachados, los colocan en bolsas plásticas y los guardan en un sitio oscuro hasta que llegue el momento de preparar sabrosos platos con ellos. Yo probé una de esas recetas hace poco y, créeme, fue toda una revelación. Entonces, ¿disfrutarías de las carnes secas al estilo de mi abuela? ¿Acaso al modo de los norteños? Te aseguro que valdrá la pena.

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice "comes como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario