Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Albóndigas

Dumpling: Distintos Modos de Disfrutarlo

By Migdalis Pérez, March 07, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Si algo me gusta de los caldos de mi mamá es que casi siempre les añade esa masa de harina cocida conocida como dumpling. Ahora que pienso en esto, recuerdo que de niña yo solía comer sopas y potajes si —y sólo si— contenían lo que para mí era una “sorpresita”. Y eso que mi madre preparaba estas bolas del modo más sencillo, es decir, sin relleno de ningún tipo.

Por lo general, ella solamente usaba harina, sal y agua, aunque en algunas ocasiones, sustituía el agua por leche y le agregaba un poquito de aceite de oliva a la mezcla. Eso sí, en cualquier caso, combinaba muy bien los ingredientes hasta que la masa tomara la consistencia requerida y luego, la añadía a la sopa o guiso en forma de bolitas.

“Hay que echar los dumplings cuando el caldo esté hirviendo”, me explicaba ella, mientras yo —ensimismada— me preparaba para disfrutarlos. En realidad, a todos nos gustaba mucho, de ahí que la costumbre de comerlos bastante seguido haya llegado hasta el presente. Claro, hoy no sólo los comemos de ese modo, sino también de otros cuantos.

Hablemos primero de los dumplings rellenos. Para hacerlos de esta manera, seguimos los pasos ya mencionados, pero antes de echarlos al caldo, les introducimos picadillo de res, pollo o cerdo; jamón, queso o verduras. Como ves, las opciones son amplias, así que estas bolas siempre pueden traer una “sorpresa” diferente.

Aparte de consumirlos de este modo, también los comemos fritos. O sea, preparamos las bolitas de la misma manera y las rellenamos, pero en vez de cocinarlas en un potaje o ajiaco, lo hacemos en una sartén. Si te animas a degustarlas así, asegúrate de que el aceite esté caliente y cubra las bolas en su totalidad. Quedarán crujientes y serán un snack perfecto.

Últimamente, mi madre también hace dumplings al horno, sólo que en lugar de usar los rellenos citados, les introduce frutas (manzana, coco, fresa, etc.). Como broche de oro, prepara un almíbar con azúcar moreno y se lo rocía por encima cuando están listos. La verdad es que quedan ¡de rechupete!

Como habrás notado, sea cocido, frito o al horno, el dumpling tiene la cualidad de ser una receta en sí y de mejorar otras. Sorprende a los tuyos con cualquiera de estas ideas. Comprobarás que más de uno se volverá loco por ellas. ¿Nos contarás cuando pase?

popped Migdalis Pérez
Aunque mi familia dice "comes como un pajarito" porque prefiero porciones más pequeñas, me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, y experimentar con recetas exóticas. Disfruto de programas de cocina y siempre estoy en la búsqueda de cualquier sugerencia o truco para ayudarme a mejorar mis habilidades culinarias. También me gusta sorprender a mis seres queridos con nuevos platos, volver a conectar con ciertos alimentos de mi infancia (los que nunca se olvidan), visitar nuevos restaurantes, y explorar la gastronomía de otros países. Soy periodista, cubana, y vivo en Miami donde me dedico por completo a la escritura. No dudes en visitar mi proyecto personal en revistacatalejo.com

revistacatalejo.com

Comentario