Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Panificadora Doméstica

El Pan Casero y las Ventajas de la Panificadora Doméstica

By Elvira de las Casas, February 22, 2014
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Recientemente, me he aficionado al pan casero. Resulta que, como la panificadora doméstica tiene cierto parecido con una freidora eléctrica, mi vecina, una joven que va al gimnasio todos los días y no come frituras de ningún tipo, se quedó de una pieza cuando alguien le regaló uno de esos aparatos por Navidad. ¿Acaso no sabían todas sus amistades que ella no come nada frito?

Lo único que se le ocurrió fue cargar con el paquete a medio abrir y tocarme a la puerta con cara de desconcierto. Pero más desconcertada aún se quedó cuando le expliqué que tenía en las manos uno de los electrodomésticos más útiles que existen, pues no solo sirve para hacer pan casero sino también bizcochos, pastas, mermeladas ¡y hasta masa de pizzas!

Gracias a este moderno aparato, atrás han quedado los tiempos en que, para hacer pan en casa, había que pasarse horas usando un rodillo, con el inevitable calambre en los brazos al día siguiente. Además, la panificadora no solo prepara la masa sino que también la hornea, así que es como dos máquinas en una.

Cada modelo viene acompañado de las instrucciones para su uso, de manera que se puede programar para que precaliente los ingredientes, los amase con la frecuencia y la temperatura necesarias de acuerdo con la receta que estemos haciendo, y finalmente cueza la masa. ¿No es una maravilla?

Por si esto fuera poco, la panificadora avisa cuando el pan está listo y lo mantiene caliente por una hora, por si acaso no podemos sacarlo enseguida. Algunas pueden programarse para que echen a andar en el momento oportuno y que el pan esté listo a la hora deseada.

Ahora mi vecina me despierta todos los fines de semana con el delicioso olor del pan recién horneado. También ha aprendido a hacer panetelas y jaleas, aprovechando las cuchillas de amasar que extraen la pulpa de las frutas.

Está tan enamorada de su nuevo electrodoméstico que lo cuida como oro. Lo limpia con agua jabón y agua caliente, usando una esponja, y lo seca con cuidado antes de guardarlo en un lugar privilegiado de su cocina.

¡Hasta yo estoy pensando en comprarme una panificadora! ¿Qué me aconsejan ustedes?

popped Elvira de las Casas
Aunque nací en Cuba, he vivido en Estados Unidos durante 22 años, y he trabajado como reportera y editora de varias publicaciones. Soy madre de dos hijos, tengo tres nietos y un marido maravilloso. Él decidió casarse conmigo después probar mi receta de frijoles colorados, lo que demuestra que el amor entra por la cocina. Contrariamente a la creencia popular, los cubanos sólo comen carne de cerdo y frijoles negros en la víspera de Navidad y otras fiestas. El resto del tiempo, tenemos una gran variedad de recetas para elegir. La tradición culinaria cubana ha ido evolucionando desde la época colonial y tiene influencias africanas. Es un crisol de culturas riquísimas. Los invito a probar un bocado.

Comentario