Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Carne asada en la parrilla

5 Tips para un Asado Exitoso

By Luciana Lamberto, August 14, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

En la casa en la que crecí y en la que viven mis papás, se mantiene la tradición de comer asado todos los domingos. No hay que esperar a que llegue el verano para que el asador se ponga su delantal y prepare las brasas para cocinar la carne.

Mi papá es el asador oficial de la familia y lleva años mejorando su técnica. No hay quien se resista a sus asados y, porque sabe que sus comensales son muchos y cada vez más exigentes, no deja detalle sin atender.

Así pues, los cinco consejos para un asado exitoso, de parte de mi familia, son:

Elegir bien la carne: El asador comienza su trabajo mucho antes de que la gente se siente a la mesa. La búsqueda de la carne ideal es algo que empieza unos días antes de la comida. Hay que comprar la carne calculando un poquito más de una libra por persona (medio kilo). Y obviamente elegir carne de calidad.

Una buena carne se detecta a simple vista por el color y el tipo de grasa. El color rojo y la grasa blanca son una gran combinación, que permite calcular que se trata de un animal joven y que, por ende, la carne es tierna. Un buen asador suele tener además un buen proveedor, quien hace la tarea de reservarle los mejores cortes de la carne y avisarle cuando llega ‘mercadería de la buena’.

Los tipos de corte de la carne difieren por países o regiones. Incluso los nombres de los cortes. La mejor carne, citando a los asadores amigos, “es la de ternera de cerca de tres años criada a campo, los cortes que saben mejor salen de los costillares, también de los cuartos traseros”. En América del Sur, una buena parrillada incluye otras partes del animal, que se conocen como chinchulines, tripa gorda, mollejas y mi favorita, la morcilla (que es el chorizo hecho con la sangre del animal y sí, suena “guácala”, pero es deliciosa).

Ajustar la altura de la parrilla: Mi papá asegura que ese detalle nunca se debe descuidar. Debe estar entre unas 7 y 9 pulgadas (18 y 20 centímetros).

No descuidar el fuego: Un buen asador siempre prepara un fuego abundante para que nunca falten brasas hasta que la cocción esté lista. No es bueno quedarse sin fuego a mitad de camino, la carne y los comensales percibirán este ‘percance’. Una vez que el fuego esté listo, hay que poner la carne del lado del hueso durante unos 45 minutos y dar vuelta a la carne cada 25 o 20 minutos.

Preparar la carne asada requiere dedicación y valentía también. Toma tiempo hacerlo y a veces hace mucho calor o mucho frío afuera y el asador debe estar cerca del asado permanentemente. Por eso, es importante que si vas a hacer un asado estés pendiente del clima y te vistas con la ropa adecuada.

Respetar al asador: Un favor grande que tenemos que hacerle al asador es no distraerlo y tampoco acosarlo con consejos. No es bueno que le digas al asador cómo preparar la carne. Si tú eres quien se dedica a asar, sabrás bien de qué te hablo.

No dejar que se enfríe el asado: Los invitados a la mesa deben estar atentos a la llamada del asador para ir a comer. ¡No lo hagan esperar que se enfría el asado! Mi papá sigue la regla de servir una porción de carne por persona que come, de manera que la carne siempre esté caliente.

El asador es el anfitrión de la comida y si su trabajo fue exitoso siempre recibe su esperada compensación, que es ¡un aplauso para el asador!

Ten lista la sangría o el vino tinto para acompañar la comida y que no te falte la ensalada mixta, o ensalada de papas, un poco de pan (que también puedes poner en la parrilla) y las ganas de comerte una sabrosa carne asada. ¿Tienes algún consejo familiar para un asado exitoso? ¡Compártelo aquí!

popped Luciana Lamberto
Lejos de ser una verdadera experta culinaria, mi pasión radica en aprender y compartir todo lo que implica la preparación de una comida, la historia detrás de una receta, y las historias que siguen después de una reunión alrededor de una mesa. Nací y me crie en Argentina, y soy amante del vino, una bebida que me acostumbré a apreciar con la familia. Mi padre me enseñó ya que el es un connoisseur de vino. Como lo hago con la comida, me encanta narrar las experiencias de cada copa de vino, ya sea con amigos, la familia o sola. Espero que disfruten de estas historias.

Comentario