Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Familia comiendo al aire libre

Tips para Comer Más Sano en Familia

By Fernanda Beccaglia, March 18, 2015
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Algunos creen que comer sano en familia es difícil pero yo soy de quienes creen que comer sano en familia es más fácil de lo que se cree. Simplemente porque en familia uno tiene el grupo familiar para apoyarse, estimularse, e inspirarse mutuamente aunque pueda haber miembros que no estén de acuerdo o navegar al mismo ritmo. Lo importante es crear la base fuerte para apoyarse uno al otro, lo demás surge del compartir diario, del descubrir y probar recetas y sabores nuevos.

Por eso, como mi pasión es educar a comer mejor, aquí te paso una guía-ayuda para guiarte y ayudarte a comer más sano en familia:

  1. Primero debes tener claro por qué buscas comer más sano e inspirar a tu familia a que haga lo mismo. Como por ejemplo, te importa no sólo tu salud sino la de tus niños y familia entera y sabes que hacer cambios inteligentes y sanos en la dieta diaria es clave. Seguridad, inspiración y convicción es algo absolutamente necesario para implementar cambios sanos que impacten de manera positiva el presente y futuro de tu familia. Hazlo divertido y que todos formen parte. Si vas al mercado lleva a los niños para que también elijan y se eduquen en lo importante que es comer sano.  
  2. No implementes cambios grandes y bruscos del día a la noche, en especial con niños. No quieres tenerlos de “enemigos”, sino inspirados y emocionados por probar siempre algo nuevo.  
  3. Hablando de implementar cambios…si buscas reemplazar la carne y los productos animales tienes opciones de reemplazar un grupo de carne a la vez como por ejemplo cortar el consumo de carnes rojas, luego sigues con carnes blancas, y luego el pescado. O tal vez cortar el consumo de sólo un grupo. Generalmente el grupo más fácil de evitar, según por lo que observo en mi práctica, es la carne roja. Otro paso o idea a seguir por ejemplo, es no consumir carnes un día a la semana, esto es algo fácil y hasta divertido para todos porque cambia la rutina. De ahí, puedes aumentar a más días.  
  4. Recuerda compartir y comunicar los cambios que hagas. Recuerda que lo que más genera desacuerdos y discordias son las expectativas. Y lo mejor para eso es la variedad para que no se relacione un día de la semana con determinado menú o plato.  
  5. Luego, para agregar más verde y salud a la dieta familiar, es importante que en todo platillo agregues verduras y vegetales frescos y orgánicos, en lo posible. No importa lo que sirvas, asegúrate de acompañar tu plato con una ensalada o plato de vegetales frescos de estación. Pueden ser crudos, salteados, gratinados, al vapor, o al horno.  
  6. Evita los alimentos enlatados, procesados, fritos, azúcares procesadas y blancas, y harinas blancas. Y esta lista también incluye jugos envasados y concentrados. Suena como una lista larga pero lo más importante a recordar es consumir lo más fresco, de estación y lo que venga de la granja y no de una fábrica.  
  7. Cuando se trata de los lácteos puedes reemplazarlos por deliciosas alternativas como yogures de coco o de soja. Y la leche por leches veganas como de nueces, almendras, arroz, y soja. Mi favorita es la de almendras y más aún si es casera que es muy fácil de hacer y obviamente muchísimo más nutritiva que la comprada. En tema de quesos, también existen productos veganos de quesos que son increíbles—puedes hacer esos sándwiches asados de quesos que nos gustan tanto a todos, hacer pastas, gratinados, agregar en ensaladas, en tus sándwiches y hamburguesas vegetarianas.  
  8. Volviendo al tema de las carnes…hoy en día existen productos veganos riquísimos como hamburguesas, albóndigas, carne de pollo y pescado, pero todo vegano hechos de proteína de soja o habichuelas. Te digo la verdad, no notarás la diferencia. Yo sirvo las albóndigas veganas con salsa de tomate sobre pasta de quinua y queso rallado vegano. ¡Queda para chuparse todos los dedos de las dos manos! Cuando haces salteados, puedes usar proteína vegetal como soja (tofu), tempeh o seitán. Cualquiera que sea el que consumas, en especial la soja, asegúrate que sean orgánicas. La belleza del tofu es que puedes usarlo también para hacer postres y batidos.  
  9. Y cuando se trata de usar mantequilla, hay excelentes veganas que puedes usar tanto para esparcir en tus tostadas y panes, para cocinar con ella o bien para hornear tus recetas favoritas.  
  10. ¡No te olvides de las legumbres, nueces y frijoles! Son una fuente fabulosa de nutrición que puedes usar en todo tipo de platos como guisos, sopas, ensaladas y hasta para hacer riquísimas hamburguesas vegetarianas.
popped Fernanda Beccaglia
Soy chef, escritora, editor y periodista. También soy gran fan de la fotografía narrativa y arte culinaria. Después de años de escribir y traducir, me gradué Summa Cum Laude del Instituto de Educación Culinaria en el 2003, en la ciudad de Nueva York. Siempre quise ser chef, y ya que tiendo a seguir mis pasiones, empecé a entrenar con los mejores chefs: Daniel Boulud, Jean Georges Vongerichten, y André Soltner, entre otros. Después de decir no a una oferta en Ducasse y Jean Georges, tomé un trabajo en Daniel Restaurant en Nueva York. Trabajé para el diario La Palma, la versión en español del The Palm Beach Post, como redactora, columnista y productora de la sección culinaria, tanto en versión impresa y la versión digital del periódico. Nací en Buenos Aires, Argentina, en una familia italiana. Mi madre era escritora, y crecí entre poemas y libros en italiano, francés, portugués y alemán.

Comentario