Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
Mi Experiencia como una Vegetariana Latina

Mi Experiencia como una Vegetariana Latina

By Morena Escardó, October 10, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

Allá por la década del 80, durante una Navidad en Lima, comienza la historia de una de las decisiones más importantes de mi vida. Yo solo tenía 4 años. Mi mamá había pasado muchas horas en la cocina preparando el suculento festín que suele preparar para ocasiones especiales. Cuando por fin estuvo lista la cena, mi mamá apareció con una atractiva bandeja que llevaba un jugoso y doradito pavo al horno. La miré y me di cuenta, atemorizada, de que estábamos por comer un animal muerto. Sin mirar dos veces, algo fuerte dentro de mí me hizo decirle a mi mamá: “Mami, te prometo que nunca volveré a comer animales.”

Eso fue todo. Se terminaron mis años como una niña peruana normal, y comenzó mi nueva vida.

Ya casi 30 años después, mi estilo de vida vegetariano sigue intacto, y no me he muerto de hambre o desnutrición, como la mayoría de los adultos me dijeron que me pasaría si no comía carne. Sí pasé por un período de anemia durante mi adolescencia, pero lo solucioné rápidamente al tomar hierro por unos meses y al aprender luego a alimentarme con lo que el cuerpo necesita (una variedad de legumbres, granos enteros, nueces, semillas, frutas y vegetales).

La verdad es que yo tuve suerte. Comparados con los padres de mis amigos, mis padres tenían una mente más abierta y valoraron mi individualidad, algo que no es común en una sociedad como la nuestra. Desde el momento en el que decidí ser vegetariana, por más pequeña que era, se me ayudó a cuidar mis necesidades para que estuviera bien alimentada sin ir en contra de mis instintos naturales. Es así como el almuerzo pasó a ser un menú con dos opciones: siempre había una olla con el plato común, y otra con la versión vegetariana. Las carnes de soja pasaron a ser esenciales en nuestra cocina, y con mi mamá comenzamos a visitar a todos los nutricionistas del pueblo para que me enseñen a comer de manera balanceada.

Lamentablemente, ninguno de mis amigos tuvo la misma suerte. Mi alimentación excéntrica se ganó muchas burlas y desaprobaciones, comentarios negativos que intentaban convencerme de que me estaba perdiendo de algo, algún que otro dictador que quería obligarme a comer carne o incluso esconderla en mi comida para que no me dé cuenta. Pero también se ganó la atención de otros amigos igual de sensibles y amantes de los animales que intentaron seguir mis pasos y dejar la carne. Nunca pudieron lograrlo. Su decisión enojó tanto a sus padres que los obligaban a comer lo que todos comían en su familia. Hasta tengo un amigo cuya abuela le pagó para que vuelva a comer carne. Sí; le compraron su vegetarianismo, y no por mucho.

Así que se puede decir que tuve una transición privilegiada al mundo del vegetarianismo. La verdad es que nunca sentí que me perdía de algo. La mayoría de los platos peruanos tradicionales tienen algo de carne, pero nuestra gastronomía es tan variada que hay opciones para mi alimentación, sobre todo en los restaurantes. Nuestros productos agrícolas son tan variados durante todo el año, que puedo disfrutar deliciosas frutas y verduras, además de arroz, quinua, pasta, frijoles, lentejas y garbanzos. Hasta seguí disfrutando de las mejores delicias peruanas, gracias a mi mamá y nuestra cocinera Amelia, quienes experimentaban y lograban versiones vegetarianas que engañan hasta al más fiel amante de la carne.

Hoy en día, como alimentos más variados y nutritivos que cualquier otra persona que conozca, y creo que tiene que ver con mi experiencia como vegetariana latina. Ser vegetariano en nuestra cultura te obliga a esforzarte más para lograrlo, ya que hay muy poca información al respecto y solo tú debes encargarte de averiguar qué es lo mejor para tu cuerpo. Sin darme cuenta, me convertí en una autodidacta experta en nutrición, y en una gran cocinera también. Ser diferente me obligó a mí y a todos los que me rodean a concentrarme en mi alimentación, lo que se convertiría en mi gran pasión de vida. ¡No cambiaría esta gran experiencia por nada en el mundo!

popped Morena Escardó
Estudié filosofía en la Universidad de Bristol y literatura en la Universidad Autónoma de Barcelona. He trabajado como escritora y editora de libros y revistas, y administré mi propia empresa de catering durante tres años en Lima, Perú. En el 2011, fundé PeruDelights.com con mi madre, donde mi pasión por la comida y la escritura se unen con la experiencia de chef profesional de mi madre. Nuestro objetivo es representar a nuestro país y compartir nuestras deliciosas y diversas recetas con el mundo. He sido vegetariana la mitad de mi vida, y tengo un interés especial en la alimentación saludable y holística. Soy co-autora del libro de cocina “ The Everything Peruvian”. Actualmente vivo en Nueva York.

PeruDelights.com

Comentario