Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
¡Estoy Embarazada! ¿Qué Tengo Que Saber?

¡Estoy Embarazada! ¿Qué Tengo Que Saber?

By Greyza Baptista, April 23, 2013
  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

¡Qué alegría, estoy embarazada! Pero ahora… ¿qué debo comer? ¿Me estaré alimentando bien? ¿Tendré que suspender el gimnasio?… fueron algunas de las preguntas que me hice durante mi primer embarazo.

Si estás embarazada es probable que te hayas hecho estas mismas preguntas, y te abrumen los mitos, especialmente si es el primero.

Este es mi segundo embarazo y aunque los mitos ya no me aterrorizan como en el anterior, no dejo de prestar atención a lo que me llevo a la boca. Por ejemplo: el famoso mito de comer por dos. Eso no garantiza un bebé sano, pero seguro, si un aumento de peso excesivo que lo único que conlleva es a incrementar las posibilidades de desarrollar algunas complicaciones en el embarazo.

Por eso es importante que sigas una dieta sana, variada y equilibrada. Que empieces a tomar tus vitaminas prenatales que te recomendará tú medico, que bebas suficiente líquido incluyendo agua, que descanses mucho y complementes esto con una dieta nutritiva. Tu plan de alimentación debe incluir un montón de frutas y verduras, carnes magras, pollo, pescado y frijoles, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, y granos enteros. Es importante tener especial cuidado de incluir alimentos que sean buenas fuentes de estos nutrientes para tu salud y la de tu bebé también.

El ácido fólico, que se encuentra en alimentos como los hechos a base de granos enriquecidos (pan, harina, galletas, arroz, fideos macarrones y algunos cereales de desayuno), cítricos, jugo de naranja, lentejas, frijoles, espinacas, guisantes y aguacates… Posiblemente antes de quedar embarazada tomaste un suplemento de ácido fólico o consumiste al menos 400 mg al día proveniente de los alimentos. Durante el embarazo aumenta la cantidad recomendada a 600 mg al día.

El hierro se encuentra en las carnes, aves y pescados. Los frijoles y otras legumbres también proporcionan un poco de hierro, pero el tipo de hierro en alimentos vegetales no se absorbe tan eficientemente como el hierro en los alimentos de origen animal. Disfruta de carne de res magra, pechuga de pollo sin piel y pescado a la plancha o a la parrilla. Prueba la sopa de lentejas o chile de frijoles y vegetales. Disfruta de una comida rica en vitamina C con un alimento vegetal que contenga hierro, esto puede ayudar a aumentar la absorción de hierro. Así que añade pimiento rojo a tu chile o sopa, o haz una ensalada de espinacas con gajos de naranja. Las mujeres embarazadas necesitan 27 mg de hierro al día.

El calcio se encuentra en la leche y los productos lácteos como el yogur y el queso. Elije las opciones bajas en grasa o sin grasa con más frecuencia. Algunas verduras de hojas verdes oscuras como la col rizada, el brócoli y la col china también contienen calcio, al igual que los peces con espinas comestibles (como el salmón en lata), también la leche de soya fortificada y el tofu. Algunos panes, cereales y jugo también pueden estar fortificados con calcio. Las necesidades de calcio de las mujeres embarazadas dependen de la edad: hasta los 18 años, se necesita 1.300 mg al día, las edades de 19 en adelante 1.000 mg diarios.

Ejercicios, otra parte importante

Seguramente no tendrás la energía y mucho menos las ganas de correr en la maratón de Nueva York, pero hacer ejercicio físico moderadamente es fundamental y beneficioso para tu salud y el de tu bebé.

Además de ayudar a mejorar la tonicidad y a controlar la ganancia del peso, puede ayudar a reducir la ansiedad, a conciliar el sueño (vital en estos momentos) y acelerar el tiempo de recuperación después del parto.

Catiuska Gutiérrez, entrenadora personal aconseja que si antes de quedar embarazada practicabas una actividad física, “no hay razón para no seguir haciéndolo. Pero siempre con la aprobación del médico”.

“Los mejores ejercicios son los cardiovasculares que ayudan a tonificar los músculos, mejoran la postura y aumentan el nivel de energía”. Si antes de quedar embarazada no practicabas ninguna actividad física un buen ejercicio es caminar a un ritmo moderado (con aprobación del doctor). Para ejercitar los brazos, Gutiérrez recomienda acompañar las caminatas con mancuernas ligeras, entre media a tres libras máximo.

Otras alternativas son el yoga prenatal que ayuda a mejorar la flexibilidad, la zumba “pero a un paso lento para sobrellevar el estrés”, y la natación para disminuir el peso corporal y la tensión nerviosa.

Espero que este artículo sea de gran ayuda. No olvides disfrutar cada etapa de tu embarazo, aunque la más dulce será cuando tengas a tu bebé en tus brazos.

¿Cuál fue o es tu mayor temor durante el embarazo?

popped Greyza Baptista
Esposa y madre de un gourmet de 5 años de edad, que nunca frunce el ceño al comer ensaladas (a menos que no tenga espinaca en el plato), creo que los hábitos alimenticios saludables comienzan en casa. Aprendí esa simple regla de mi madre, un verdadero mago en la cocina y quien me enseñó el arte de transformar los ingredientes en algo delicioso. En estos días, mi familia está convencida de que hago magia cuando cocino. Para mí, los recuerdos, olores y sabores me inspiran a crear platos, y a escribir sobre uno de los placeres más ricos de la vida: la comida. También soy periodista y de vez en cuando, artista.

Comentario