Somos compatibles, excepto con tu navegador, el cual no ha sido actualizado.

Para una mejor experiencia te recomendamos actualizarlo a la versión más reciente de IE, Google Chrome, Firefox o Safari.

English
entire grilled fish with grilled vegetables

Me Encanta la Comida del Mar…¿Pero es Seguro Comerla?

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

  • Facebook
    0
  • Pinterest
    0
  • Guardar
    0
  • WhatsApp
  • Enviar
    0

¡El pescado es delicioso! Además de ofrecernos una gran variedad es muy versatil ya que podemos prepararlo de mil maneras: a la plancha, al horno, en ensaladas, sopas, guisados… ¡en fin! Realmente es un mundo de posibilidades en nuestras manos. Pero muchas veces nos frenamos a la hora de comprar y cocinar estas delicias debido a todas las advertencias que existen relacionas a la comida del mar.

En el lado positivo, el pescado es una fuente magnífica de proteínas y es bajo en grasa saturada. Y determinados pescados, en especial el salmón, la caballa, el arenque, las sardinas y el atún, proporcionan buenas fuentes de dos ácidos grasos omega-3: DHA y EPA. Las investigaciones realizadas, si bien no son concluyentes, respaldan que comer estos ácidos grasos omega-3 podrían reducir el riesgo de enfermedades vasculares. Hasta ahora vamos bien, pero hay una trampa: algunas especies de pescado contienen niveles elevados de metilmercurio. Este tipo de mercurio se encuentra en el agua y puede ser nocivo, especialmente para el feto y los niños pequeños cuyos sistemas nerviosos están en desarrollo. Los riesgos cambian según la cantidad consumida de pescado y mariscos, y de acuerdo con los niveles de mercurio existentes en determinadas especies. El mercurio se acumula más en algunos peces que en otros, dependiendo de lo que coman, el tiempo que vivan y si se encuentran en las posiciones más altas en la cadena alimenticia. Los niveles por lo general son más altos en peces depredadores de mayor tamaño y edad, y en los mamíferos marinos.

¿Así que cuál es la respuesta? En 2004, la FDA y la EPA emitieron una advertencia conjunta dirigida a los consumidores sobre el mercurio en el pescado y los mariscos para mujeres embarazadas y que amamantan, mujeres que pudieran quedar embarazadas y niños pequeños. El informe concluyó que el pescado y los mariscos deberían formar parte de una dieta saludable y equilibrada, pero ofreció precauciones para reducir al mínimo la exposición al mercurio.

Estas son algunas de las recomendaciones clave:

  • Deberán evitarse determinados pescados, entre ellos el tiburón, el pez espada, la caballa gigante y el lofolátilo, que contienen niveles elevados de mercurio.
  • Hay que comer un máximo de 12 onzas por semana, o dos comidas promedio, de una variedad de pescados o mariscos con niveles bajos de mercurio, entre ellos el camarón, el atún ligero en lata, el salmón, el abadejo y el pez gato. (Siemre deberán servirse porciones más pequeñas para los niños más pequeños.) El atún blanco y el filete de atún contienen niveles de mercurio más altos, así que limita el consumo semanal de cualquiera de los dos a una comida promedio o 6 onzas.
  • Ten en cuenta los informes de advertencia locales, y consulta en el departamento de salud de tu comunidad si el pescado de procedencia local es seguro. Si no hay ningún informe disponible, limita el consumo a 6 onzas (una comida promedio) por semana. No comas ningún otro pescado esa semana.
  • Encuentra los omega-3 en otros lugares. Si estás embarazada, amamantando o simplemente no te gusta el pescado, puedes obtener los beneficios de los omega-3 a través de otras fuentes. Cocina con aceite de canola y aliña tus ensaladas con aceite de linaza. Ambos son fuente de ácido alfa linolénico, que puede transformarse en ácido graso omega-3 en el cuerpo.

Comentario